En un clima tenso, se inició el debate en Diputados por la ley de medios K

Luego de emitir un dictamen con escándalo, el oficialismo consiguió quórum para comenzar la discusión en el recinto. Con los polémicos cambios introducidos ayer, el kirchnerismo busca dar media sanción al proyecto que le permitiría controlar los medios hasta 2013.
Tras el escándalo con el que se firmó anoche el dictamen y con cambios que generaron más críticas de buena parte de la oposición y de entidades de prensa, el Gobierno busca darle media sanción en Diputados al polémico proyecto de ley de medios. la sesión especial en la Cámara baja arrancó a las 11.30, una hora y media después de lo previsto. Se prevé un áspero y largo debate.

La oposición no se prestó a dar el quórum y sus principales referentes pasaron por el Salón de los Pasos Perdidos con voces críticas al tratamiento exprés del proyecto. Finalmente, bajaron al recinto cuando el oficialismo consiguió el quórum por su cuenta. El legislador de la Coalición Cívica Adrián Pérez presentó una moción para que el texto vuelva a las comisiones, pero su iniciativa fue rechazada.

El kirchnerismo muestra optimismo. Esta mañana, antes del comienzo de la discusión en el recinto, el titular de la bancada K, Agustín Rossi, vaticinó en declaraciones radiales que el polémico proyecto se aprobará porque "estamos convencidos de que vamos a tener el número".

"Hemos cumplido con todos los trámites y los procedimientos que indica el reglamento de la Cámara con absoluta transparencia", aseguró Rossi al referirse a la firma del dictamen de las comisiones de Comunicaciones, Presupuesto y Libertad de Expresión, ocurrido anoche.

La oposición no plantea lo mismo. Anoche, los diputados de la UCR y el PRO se retiraron del plenario de comisiones con la denuncia de que no había quórum para poner a la firma el dictamen.

Más allá de las fuertes denuncias de irregularidades en el proceso administrativo, el kirchnerismo ofreció ayer cambios al proyecto original, algunos de fondo y la mayoría sólo cosméticos, a la caza de los votos necesarios de algunos grupos de centroizquierda. Y hubo más polémica.

El punto de conflicto principal con las modificaciones es el de la conformación de la autoridad de aplicación que reemplazará al Comfer. Se mantiene en la órbita del Poder Ejecutivo, como en el texto enviado por Cristina Kirchner al Congreso, pero además el Gobierno estaría en condiciones de armar una mayoría afín con cinco de los siete miembros del organismo, todos con mandato por cuatro años.

La autoridad que regulará el funcionamiento de los medios tendrá 2 representantes del Ejecutivo (uno de ellos será su presidente), 3 del Parlamento (de la primera, segunda y tercera minorías) y 2 del Consejo Federal (uno debe ser universitario) que cumplirá funciones de asesoramiento y estará dominado por los gobernadores. Las designaciones deben contar con el aval del Gobierno. Y tendrán vigencia hasta 2013; es decir, mucho más allá del 2011, cuando el kirchnerismo puede abandonar la Casa Rosada.

Comentá la nota