Clima de tensión política en Deán Funes

Deán Funes. El enfrentamiento político que mantienen desde comienzo de año el intendente de esta ciudad, Alejandro Teijeiro –radical K– y seis de los ocho concejales (tres del Vecinalismo Independiente y tres disidentes de la UCR) promete dos batallas decisivas para los próximos días.
La primera tendrá lugar mañana cuando Teijeiro vaya al Concejo para ser interpelado por los ediles. Deberá dar explicaciones sobre el criterio que utilizó para condonar deudas y eximir de impuestos a vecinos por unos 250 mil pesos. El Ejecutivo asegura que tiene la nómina completa de beneficiarios y que todos presentaban situaciones de carencia económica.

Opositores a Teijeiro sospechan que entre los beneficiarios se encontrarían la concejala radical disidente Adriana Ruarte y una hermana de ésta. Prometen exhibir la documentación mañana.

La otra batalla tendría lugar el lunes próximo cuando Teijeiro de a conocer su propuesta para superar la crisis institucional en la cabecera del departamento Ischilín. Las dificultades se agravaron cuando el intendente desairó al radicalismo y apoyó a los candidatos kirchneristas en las elecciones legislativas nacionales de junio último.

Desde esos comicios en adelante, sus ex correligionarios en el Concejo impulsaron 72 pedidos de informes al Ejecutivo y le trabaron proyectos clave, como la constitución del frigorífico municipal, que había sido consensuado con los sectores comercial y ganadero de Deán Funes.

El clima tenso provocó la renuncia, en la última sesión, de la presidenta del Concejo, Elvira Paredes, leal al mandatario kirchnerista

El lenguaje confrontativo que se escucha por estas horas en Deán Funes incluye términos tales como juicio político al intendente y revocatoria de mandatos de los concejales.

Comentá la nota