El clima también afectó a la producción tucumana

Dirigentes agrarios apoyaron el pedido de Cobos de suspender las retenciones, y advierten que la cosecha local puede sufrir complicaciones.
Productores tucumanos advirtieron que la falta de lluvias también afectó a la producción agropecuaria local, pese a que Tucumán no está incluida en el lote de distritos que recibirá beneficios por haber sido perjudicadas por la sequía.

La posibilidad de que los productores tucumanos accedan al diferimiento por un año del pago de impuestos nacionales depende de la declaración de emergencia que debe realizar el Gobierno provincial. Los productores salieron a expresar su malestar por la posibilidad de que la cosecha granaria sufra complicaciones y ratificaron su apoyo al vicepresidente, Julio Cobos, que el martes reclamó al gobierno de Cristina de Kirchner que abra las exportaciones de carnes y que suspenda las retenciones a los granos, en las zonas afectadas por la sequía. “Es el reclamo que venimos haciendo desde siempre. Las retenciones no son aceptables desde ningún punto de vista”, dijo Víctor Pereyra, presidente de la Sociedad Rural de Tucumán (SRT). Sostuvo que en ningún lugar del mundo se aplican retenciones a las exportaciones. “Debido a la sequía el sector está sufriendo pérdidas importantes. En Tucumán hay zonas en las que llovió lo justo, pero tenemos un régimen de precipitaciones muy ajustado, que ronda valores inferiores a los normales. Si no nos acompañan las lluvias, en febrero las cosas se van a complicar”, dijo.

El productor Rafael Sánchez dijo que la situación en algunas zonas de la provincia es complicada. “Hoy tenemos un 30% menos de producción. Hay lotes en los que ya está floreciendo la soja y aún faltan 30 días para cosecharla. Mientras el Gobierno nacional no se sincere con respecto a los datos que brinda, viviremos en una nube, donde nunca sabremos dónde estamos parados”, evaluó. Según el productor Phillip Austier las retenciones no solamente afectan a la soja, sino a otros granos; en especial, al trigo.

“Cobos está acertado. Deberían suspenderse un tiempo prudente, pero para todos los commodities. En proporción, el trigo es lo más afectado; nunca se vio que tenga un costo inferior al maíz, es algo impensable. Esto es consecuencia de la falta de políticas claras”, afirmó.

Por otra parte, asociados de la Federación Agraria (FAA) analizaron ayer el creciente malestar en el agro y evalúan convocar a protestas para el 19 y el 20 de este mes, con cese de comercialización de granos, de leche y de ganado.

Pero Coninagro decidió agotar la instancia de consenso antes de avanzar hacia un nuevo paro del sector. En una semana de definiciones, en la que las cuatro entidades que integran la Comisión de Enlace decidirán si impulsan o no una nueva medida de fuerza, Coninagro le puso paños fríos al reclamo ruralista. De todas maneras, directivos de la entidad aclararon que si en la próxima reunión de la Comisión de Enlace, que se hará el 12 de febrero próximo, prevalece la idea de convocar a un nuevo paro o la organización de un nuevo acto, sus representados avalarán esa medida para privilegiar la unidad del sector.

Comentá la nota