El clima laboral, en la agenda de negocios

Por: Silvia Naishtat

En función de cómo puede responder el Gobierno al resultado electoral, son pocos los empresarios que toman decisiones más allá del 28 de junio. Y la preocupación es qué puede pasar con el empleo. Dante Sica, de abeceb, dice que las empresas hicieron su ajuste productivo, previendo una menor demanda

Lo importante es que lo concretaron sin despedir gente. La inquietud es si después de junio ajustarán los planteles. La consultora Mercer realizó un relevamiento entre los gerentes de recursos humanos de las compañías con mayor facturación. Y es reveladora sobre el clima que se vive hacia el interior de las fábricas. El 51% respondió que los empleados no temen perder su puesto en los próximos 12 meses, pero el 47% señaló todo lo contrario. Y un 58% admitió que el personal está preocupado por el impacto de la crisis en las propias empresas.

Luis Karpf, reconocido especialista en organización, se pregunta cómo se trabaja en un ambiente de incertidumbre y con el miedo permanente de perder el empleo. Karpf distingue a las compañías que asumen la crisis y generan en los empleados una noción de sentido compartido. "Así nace la cultura de la confianza y emergen buenos pilotos de tormenta, estos son los líderes estratégicos", enfatiza.

De este modo, contrasta con los líderes que solo atinan a mantenerse a flote, a los que llama circunstanciales. ¿Cómo funcionan unos y otros?, se averiguó. "Los circunstanciales aplican la sabiduría convencional, despiden, contratan a los más baratos, reducen la capacitación y eliminan beneficios. En el largo plazo, esos equipos se oxidan. Después se tarda mucho tiempo en recomponer una cultura emprendedora, orientada a resultados y comprometida. Los pilotos de tormenta, en cambio, establecen acciones colectivas y un significado de confianza recíproca. Son los que se anticipan, comunican lo que va a cambiar y hacen todo de una manera íntegra", señaló Karpf.

Cuando Mercer investigó en las empresas el comportamiento de los líderes, el 50% resaltó su presencia, el 31% contó que sólo aparecen por cuestiones específicas y un 20% destacó su ausencia permanente.

Comentá la nota