Clima de euforia, música y un piloto azul en el búnker de Cambiemos

El ambiente de triunfo comenzó a notarse temprano. Hubo más cantidad y diversidad de simpatizantes que en las PASO. Ya a las 20.30, con el 1,1% de las mesas escrutadas, el jefe de campaña, Emiliano Giri, expresó contundente: "Arroyo arrolló".

El local partidario de Cambiemos comenzó a poblarse temprano con militantes de la Agrupación Atlántica, del PRO, de la UCR y la Coalición Cívica que trabajaron desde el 9 de agosto con un objetivo doble en común: no sólo llevar a Carlos Fernando Arroyo a la intendencia de General Pueyrredon sino, a la vez, desplazar al actual intendente Gustavo Pulti. Había rostros de euforia, tanto entre los simpatizantes, como entre los referentes de todas las fuerzas que esperaban, ansiosos, la llegada de los fiscales para procesar los datos.

Arroyo hizo su aparición a las 22.30, acompañado por su hijo Guillermo, sus colaboradores más cercanos y los dirigentes de la UCR que se pusieron a disposición y lo acompañaron en la campaña desde el 9 de agosto.

Lo esperaba una multitud, que no dejaba de cantar, bailar, aplaudir y exhibir pequeños stickers con la leyenda "Chau Pulti". También los militantes paseaban, como una pancarta, un piloto azul, símbolo del dirigente que, desde el 10 de diciembre, conducirá los destinos de la ciudad.

El intendente electo dio su breve pero contundente discurso, salió a saludar a la gran cantidad de personas que aguardaban en la calle a pesar del frío y la llovizna y se fue del búnker con su hijo, a bordo de un patrullero.

Antes, recibió el saludo del referente del Sciolismo en Mar del Plata, Rodolfo "Manino" Iriart, quien lo felicitó a él y a Giri, por "el gran trabajo que hicieron".

El clima de triunfo se dejaba entrever desde temprano aunque, en palabras, los voceros preferían la mesura y esperar. No obstante, a las 20.30, sólo con el 1,1% de los datos de los fiscales procesados, el referente del PRO y jefe de campaña de Arroyo, Emiliano Giri, subió al escenario del búnker a anunciar que "Arroyo arrolló". "Festejen, lo tienen merecido, el cambio llego a Mar del Plata" aseguró el empresario y político que también, a esa hora adelantó que María Eugenia Vidal sería "la próxima gobernadora de la provincia de Buenos Aires".

A esa hora, los datos internos les daban poco más del 47% de los votos a Cambiemos en General Pueyrredon.

Mucho amarillo, pantalla gigante, plasmas sintonizados en cada uno de los canales locales, un catering sustancioso y un escenario que estuvo a punto de ceder por la enorme cantidad que quiso festejar junto al ganador, fueron los detalles de la jornada que terminó de la mejor manera para Cambiemos en la ciudad.

"Es una enorme alegría, tuvimos una elección histórica, hemos luchado, enfrentado una campaña sucia tremenda y pese a eso el vecino nos ha elegido" definió Giri.

Aicega, en tanto calificó a la jornada como "espectacular", mientras que los más cercanos colaboradores de Arroyo se abrazaban y felicitaban.

En tanto, desde el grupo de la UCR, las expresiones de alegría se mezclaban con la de revancha: alegría por los frutos del acuerdo con el PRO y revancha por lograr el objetivo de desplazar a Acción Marplatense, fuerza con la que la UCR mantuvo un enfrentamiento feroz desde el año pasado.

Vilma Baragiola, por un lado, y Gustavo Serebrinsky, por el otro, mostraron su felicidad. Baragiola analizó la fidelidad de los votos que había logrado en la interna -ella fue la candidata a intendente que compitió con Arroyo- para con el frente Cambiemos y Serebrinski, qué militó con Arroyo desde antes de las PASO, valoró que "vamos a tener una ciudad sin privilegios".

Cristina Coria tuvo una jornada un poco más relajada que en elecciones anteriores. "Esta vez teníamos muchísimos fiscales" confió. De todas formas recorrió escuelas de la zona Plaza Mitre y Macrocentro.

Maximiliano Abad, diputado provincial electo, analizaba el escenario local a la vez que el provincial y nacional, sin dejar de pensar en la "batería" de proyectos de ley que está analizando con sus asesores, entre ellos "una veintena" que tienen que ver con cuestiones ambientales.

Mario Rodríguez, que renovaba su banca, Nicolás Maiorano, el presidente del comité local de la UCR, la actual presidenta del Consejo Escolar Claudia Píccolo, también estuvieron en el local partidario de Cambiemos.

Al igual que el referente de la Coalición Cívica Guillermo Castello, el dirigente de la Sociedad de Patrones Pescadores, Luis Mario Ignoto, y la ex defensora del pueblo Mónica Felices, además de todos los integrantes de la lista de concejales y consejeros escolares.

En los alrededores, cerca, pero no dentro del búnker, se pudo ver al dirigente de Fonapa Carlos Pampillón.

Fotos con los candidatos "selfies" exhibiendo las leyendas contra Pulti, fueron una constante entre la gran cantidad y diversidad de militantes que acompañaron el proceso.

Pasadas las 21, en el colmado local se hizo un silencio total para escuchar y observar en las pantallas al actual intendente, cuyo centro de operaciones se encontraba a poco más de tres cuadras de distancia.

Las palabras de Pulti invadieron el recinto que rápidamente se llenó de "uhh" y silbidos, hasta que reconoció la derrota y comenzaron los aplausos y festejos al son del estribillo de la cumbia "Te vas" de Américo.

En ese momento también Giri y Baragiola se dieron el abrazo de la victoria y el jefe de campaña aprovechó para dar los números del escrutinio del 10% de las mesas del distrito, que ya daban 50,39% de los votos para Cambiemos y el 34% para el Frente Marplatense.

El análisis

"Los marplatenses eligieron cerrar la grieta que nos separa. Creo que ese es el mensaje más fuerte y positivo que podemos tomar. Lo que tenemos es la responsabilidad de empezar a trabajar pensando en la ciudad que tenemos que reconstruir entre todos, los que ganamos y los que perdimos. Mar del Plata requiere de todos, todos tienen experiencia, todos han hecho su aporte" reflexionó Emiliano Giri.

El referente indicó que "el intendente reconoció su derrota y eso lo honra, como también ha reconocido que el doctor Arroyo es el que va a conducir los destinos del municipio a partir del 10 de diciembre. Esperamos que nos reciba en la semana para ponernos a trabajar con los equipos técnicos y empezar a ordenar este municipio que lamentablemente nos dejan, que es muy desordenado".

En tanto Juan Aicega, que ocupará una banca en el Concejo Deliberante, reconoció que "los resultados están dentro de las proyecciones que teníamos" y se refirió a la próxima composición del Concejo Deliberante.

"Creo que se va a armar una fuerza muy interesante entre los integrantes que ya hay, que forman Cambiemos, con la UCR, la Coalición Cívica, la Agrupación Atlántica y los que ahora vamos a entrar, que vamos a sumarnos a ellos con las mejores intenciones y con ganas de trabajar".

Finalmente Mario Rodriguez, quién renueva su banca, esta vez en Cambiemos, analizó que "fue muy inteligente haber podido seguir plasmando en una propuesta electoral lo que la ciudadanía había elegido por separado el 9 de agosto. Tuvimos la generosidad, tanto desde el sector de Arroyo como del de Vilma de amalgamar las propuestas, equipos técnicos y trabajar mancomunados para garantizar que ese 52 por ciento que sacamos juntos el 9 de agosto llegara unido al 25 de octubre y lo logramos porque estamos superando el 50% esta noche".

Rodríguez indicó que trabajan para "un Concejo Deliberante con una mayoría nuestra, pero no una mayoría automática como la que utilizó el oficialismo. El doctor Arroyo ha sido claro en ese sentido: pretende que consensuemos, dialoguemos para no caer en los errores que cometió la administración que termina".

Y finalmente definió que "nuestro desafío va a ser debatir aún sabiendo que tenemos esa mayoría, para no llevar adelante iniciativas que no cuenten con un consenso importante y, sobre todo, teniendo el oído atento a lo que la ciduadanía nos reclama, que la prioridades de la gestión sean las mismas que las prioridades de la gente".

Coment� la nota