El clima complica el inicio de la siembra de soja en el sudoeste

Las últimas precipitaciones y el clima con pocos días de sol complica el inicio del fuerte de la campaña sojera, cuya siembra por ahora no alcanzó el ritmo previsto. No hay piso en los lotes preparados para la siembra directa y el pronóstico anuncia lluvias para lo que resta de la semana.
"Nos está complicando el tiempo. Algo se sembró hace algunos días y tuvimos un planchado; pero ahora no tenemos piso", describió el productor charatense Marcelo Aquilino, abocado de lleno en sus campos a la siembra de la oleaginosa tras la última precipitación de 80 milímetros ocurrida a fines de la semana pasada.

El agricultor consideró que la mayor parte de la superficie en esta parte de la provincia será destinada a la soja; en tanto que otros cultivos --como algodón y sorgo-- ocuparán menos cantidad de hectáreas. "El motivo más grande son los precios y nadie trabaja para perder plata. En este momento, lo único rentable es la soja", fundamentó el agricultor.

En su caso, todas las fichas estarán puestas en la oleaginosa, a pesar de las retenciones que gravan su comercialización desde hace dos campañas. Aunque también sembrará algunos lotes con sorgo, con el objetivo de disponer cobertura para próximas siembras, y posiblemente hará maíz en enero, pensando en la rotación.

"La soja se puede sembrar sin problemas durante todo diciembre y los primeros días de enero. Pero se les está yendo el tiempo a quienes siembran algodón", analizó Aquilino.

El panorama durante la semana mostró un intenso movimiento en la ciudad de productores que buscaban abastecerse de insumos para la siembra; aunque en los campos todavía el grueso de la implantación no comenzó por falta de firmeza en los suelos. El jueves el clima se presentó nuevamente inestable en toda la zona, con lloviznas por la mañana, lo que nuevamente complicará el ingreso de las máquinas en los campos.

"Hay lugares donde llovió 80 milímetros y otros que recibieron sólo 30. Entonces, el prestador de servicios debe recorrer e ingresar donde puede, para no perder más tiempo", observó finalmente el productor.

Girasol cuesta abajo

También las lluvias y la falta de piso complicaron en esta parte de la provincia la recolección de los pocos lotes de girasol. Los rindes de una de las peores campañas de los últimos años serán "de regulares para abajo y hasta nulos", según adelantó Aquilino.

Así, estimó que algunos pocos lotes que recibieron lluvias tardías podrían dar --como máximo-- alrededor de 1000 kilos de rinde; aunque varios fueron perjudicados severamente por el ataque de palomas.

"Ya se han comido más de un 50% en algunos lotes y esos girasoles estaban rindiendo no más de 500 kilos. Si ahora no se puede ingresar allí durante tres o cuatro días, las palomas terminarán comiendo todo", alertó el agricultor. Al respecto, pidió urgente asistencia del Estado porque los productores solos no pueden combatir la plaga.

Comentá la nota