Cleto no encuentra su candidato

El cobismo intenta convencer a Dante Caputo para que se postule a diputado. El ex canciller demora su respuesta y lo seduciría la secretaría general de la OEA. La otra opción que manejaba el ConFe era Rodolfo Terragno, pero el ex senador rechazó la oferta.
Por más que no será candidato en las elecciones de este año, Julio Cobos sabe que en tres distritos se jugará las posibilidades de postularse a presidente en 2011. En Mendoza, su tierra natal, las negociaciones para volver a la UCR están trabadas, pero el vice está tranquilo porque las encuestas le muestran cartas ganadoras. En la provincia de Buenos Aires, el distrito más poblado del país, ya están avanzadas las conversaciones con los radicales y con la Coalición Cívica, lo que le garantizaría un piso para, cuanto menos, seguir en carrera. Sin embargo, el último distrito en cuestión, la Ciudad de Buenos Aires, se está convirtiendo en un dolor de cabeza para Cobos: tiene todas sus fichas puestas en convencer a Dante Caputo para que encabece la lista de diputados. Pero el ex canciller, actualmente funcionario de la Organización de Estados Americanos, hace meses que lo mantiene en vilo sin confirmarle su respuesta. El problema es que la única alternativa que tenían, la postulación del ex senador Rodolfo Terragno, ya fue rechazada públicamente. Sin candidato, el político con mayor imagen positiva en el distrito corre el riesgo de tener que irse al mazo en una de las vidrieras más importantes del país.

Al igual que el resto de la oposición porteña, los cobistas están esperando ansiosos una definición del jefe de gobierno, Mauricio Macri, sobre la fecha de las elecciones locales. Si el líder de PRO decide que los comicios sean desdoblados, las chances de consolidar al ConFe, que todavía está en proceso de constitución, son prácticamente nulas. De todas maneras, en los últimos días desde el macrismo dejaron entrever que unificarán las elecciones para octubre, lo que les dio un alivio a los operadores del vice. “No sabemos si estamos actuando muy rápido o muy lento”, se angustia un cobista, mientras prepara las cuestiones formales para el lanzamiento del ConFe porteño que, si no hay nuevos contratiempos, será después de que Cobos vuelva de Ecuador, a fines de esta semana. Pero además del problema de los tiempos, de hacerse dos comicios Cobos tendría que conseguir no uno, sino dos candidatos para encabezar las listas.

En ese marco, el cobismo y otras fuerzas opositoras están dialogando con la idea de presentarle al jefe de gobierno un pedido conjunto para que defina a la brevedad la fecha de las elecciones porteñas. Entre sus argumentos, si bien reconocen la potestad de Macri para tomar la decisión, le reclaman que “no juegue” con la institucionalidad.

“En abril tenemos que tener una definición”, se estira otro cobista cuando Página/12 le pregunta por la presentación de su candidato. Pero lo cierto es que Caputo se ve con posibilidades de suceder al secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, lo que lo alejaría de la política local. Además, por más que su relación con Cobos es muy buena, Caputo dejó trascender que se enojó cuando supo que lo estaban midiendo junto al capocómico Nito Artaza, para ver quién tenía mejor imagen en el distrito. De todas maneras, los cobistas consideran que el ex canciller no contará con el respaldo necesario del gobierno nacional para acceder al puesto en la OEA y también se encargaron de desmentir que estudiaran una candidatura de Artaza.

Sin candidato para sentarse a negociar, los cobistas tienen poco margen para avanzar en el armado de alianzas. Mantuvieron conversaciones con Jorge Telerman, con dirigentes cercanos a Aníbal Ibarra y también con los socialistas encabezados por Roy Cortina. “La vocación frentista ha sido histórica, la tuvimos antes en el proceso previo y en realidad no la hemos cambiado. La idea es participar de un frente que exprese las ideas de Julio Cobos”, aseguran. Los límites son el kirchnerismo y el PRO. La Coalición Cívica, en tanto y en cuanto Elisa Carrió no sea candidata y la campaña no gire en torno de su figura, también es una posibilidad. De afirmarse la postulación de Caputo, el camino parece allanarse. El ex canciller tiene excelente relación con el PS y los socialistas podrían aceptar un acuerdo, siempre que haya independencia del radicalismo, que ya está asociado con la Coalición Cívica. De todas formas, continúa latente el conflicto por la confección de las listas que, de constituirse el frente, los egos pueden romper en pedazos.

Si la situación no cambia drásticamente en Mendoza y el cobismo termina haciendo un acuerdo “partido a partido” con la UCR, en la Ciudad de Buenos Aires buscarán aplicar la misma estrategia. De todas maneras, el peso del radicalismo mendocino es mucho mayor que el del porteño y la negociación se daría en otros términos.

El ex presidente del Concejo Deliberante porteño Juan Farizano es el hombre que en los últimos tiempos comenzó a trabajar para el vicepresidente Cobos en la ciudad. Farizano tiene muy buena relación con Terragno y los cobistas esperan que pueda convencerlo de que sea candidato a diputado, si Caputo no acepta. De no conseguirlo, las chances de Cobos de plantar bandera en la ciudad se oscurecen cada vez más.

Comentá la nota