CLEAR dice que deja antes el servicio o termina el contrato con un juicio

El gerente de CLEAR, Jorge Javier Pretz, afirmó ayer que si el municipio "no soluciona el quebranto que tiene el contrato" la empresa no podrá sostener el servicio de barrido y recolección de residuos mucho tiempo más o lo hará hasta finalizar la prórroga de la concesión, en septiembre del año próximo, pero con un millonario reclamo judicial.
El directivo reafirmó ayer que la empresa soporta "con fondos propios" un déficit mensual que ronda los 800.000 pesos. Hace tres meses CLEAR llevó un planteo al intendente Torroba y luego mantuvo reuniones con los concejales. Pero no obtuvo la renegociación del contrato que reclama.

Por otro lado, en los últimos días el intendente Francisco Torroba y sus funcionarios apuraron la idea de conformar una empresa mixta con la Cooperativa Popular de Electricidad para hacerse cargo del servicio.

"Nosotros no tenemos ninguna comunicación oficial. Son proyectos que ellos tienen en cartera", le dijo Pretz a El Diario.

El gerente consideró que los directivos de la empresa sufrieron "maltrato" a partir de que Torroba derivó sus planteos al Concejo Deliberante y luego de varias reuniones los ediles oficialistas les comunicaron que no se apartarán de la línea que bajó el intendente sobre la cuestión.

En una nota que presentó el 24 de agosto en el Concejo Deliberante, Pretz había reiterado la petición de activar la cláusula de rescisión del contrato expresada en el convenio de prórroga que se firmó en el último tramo de la gestión del ex intendente Néstor Alcala.

Esa posibilidad ya la había planteado a fines del año pasado, cuando CLEAR no obtuvo el aumento de la tarifa que pretendía después de la audiencia pública que realizó el municipio. La rescisión no es unilateral, necesita el acuerdo de las dos partes.

- ¿Cómo puede prestar el servicio una empresa que, como plantean, pierde 800.000 pesos mensuales? -consultó ayer El Diario.

- Con fondos propios. No es que todos los meses se pierde ese dinero. Ese es el costo del servicio. A veces es más o menos, en función de las variables, pago de aguinaldo... Es un número de variables, pero se hace con fondos propios.

- ¿Cuál es el futuro de la concesión?

- Le propusimos a Torroba la realización de un estudio de costos serio. Pero hay una clara intención del municipio de no hacerlo. Si CLEAR fuera una empresa pequeña y le faltara respaldo financiero, hace muchos meses que ya esta situación se hubiera resuelto. Hubiera quebrado y se hubiera llamado a los acreedores. No estaríamos en esta situación en la cual se está sosteniendo el servicio.

Hay que ser claros. CLEAR hasta ahora ha podido sostener el servicio. No sabemos hasta cuándo vamos a poder seguir sosteniendo esto. También tenemos problemas financieros y económicos en otros contratos. Dudamos de que se pueda llegar a fin de contrato. No podemos llegar a fin de contrato porque no podemos asegurar que podamos seguir mucho tiempo más. Creo que si el municipio no reconoce los costos del servicio, y no solucionan el quebranto que tiene el contrato, pueden pasar dos cosas: que la empresa no pueda sostener el quebranto del contrato o que, si lo sostiene en el tiempo, habilite a CLEAR a hacer un reclamo de tipo judicial y esta diferencia de dinero la terminen pagando los vecinos en el futuro. Esto es algo que requiere madurez.

- ¿Cuál de las dos alternativas es la más probable?

- No me inclino por ninguna de las dos. La situación es insostenible en este momento. No sé hasta cuándo CLEAR podrá subsidiar el servicio en Santa Rosa. No lo puedo decir. Lo tendrán que decidir, en todo caso, los contadores, los gerentes o el director, en algún momento. O no se podrá sostener la ecuación económica y la empresa dirá que no puede pagar las cuentas.

- Queda un año para finalizar el contrato...

- Un año largo para la economía de la empresa. El secretario (de Obras y Servicios Públicos Diego) Bosch hizo unas declaraciones poco felices, dijo que la empresa tenía una actitud cobarde. Eso no se entiende, CLEAR ha demostrado una altísima responsabilidad social pagando los salarios de los trabajadores y sosteniendo el servicio a pesar del quebranto que tiene el contrato. En todo caso la actitud cobarde sería la del municipio, de no decirle a la comunidad cuál es la realidad de los costos del contrato. Están planteando mantener las mismas condiciones con los trabajadores, no sabemos de dónde van a reducir los costos.

Comentá la nota