Claves sobre la renuncia del juez federal de apelaciones.

Organismos de Derechos Humanos cuestionaron su accionar tras dejar en libertad a ex represores El juez de la Cámara Federal de Apelaciones, Carlos Pereyra González, renunció a su puesto el día martes, y ahora se encuentra a la espera de que la Nación acepte su alejamiento del cargo. El magistrado es cuestionado por agrupaciones de Derechos Humanos que lo vinculan a genocidas.
Explicación de la renuncia

Pereyra González presentó la dimisión de la Cámara de Apelaciones (lo cual presumiblemente se debió a una medida para evitar que lo sometieran a jury) ante la presidente, Cristina Fernández de Kirchner, y el ministro de Justicia, Aníbal Fernández. Actualmente, se encuentra a la espera de una respuesta por parte de la Nación, que podría llegar a principios del próximo mes de mayo.

Según manifestó el magistrado, su alejamiento de la Cámara Federal de Apelaciones se debe a problemas personales, y a que está "cansado de los cuestionamientos" a los que tuvo que ser sometido en los diferentes procesos por crímenes de lesa humanidad.

Lo cierto es que gracias a algunas de sus medidas judiciales, varios policías y militares de la última dictadura -que estaban acusados de haber participado en los delitos de lesa humanidad durante la época del proceso- recuperaron su libertad.

El magistrado le dijo la semana pasada a diario Uno: "Tengo tres pedidos de jury que no tienen sustento jurídico". Luego completó lo anterior aseverando: "Estos son juicios políticos y si quieren a uno lo destituyen, más allá de que tenga o no los antecedentes que le atribuyen".

Además, el magistrado dijo que tiene 6 by pass, por lo que las tensiones que vive ponen en riesgo su salud.

Críticas de los grupos de Derechos

A principios de este mes, los miembros de la Casa de la Memoria hablaron con Ciudadano y aseguraron estar satisfechos con el accionar del juez Walter Bento, pero criticaron la labor del integrante de la Cámara de Apelaciones, Carlos Pereyra González.

"Mendoza es la única provincia en donde los camaristas están relacionados con los genocidas", dijo la titular de la Casa de la Memoria, Susana Muñoz. Justamente a esto le adjudican las demoras en la realización de los debates por los desaparecidos de la última dictadura militar.

Muñoz también aseveró: "La relación de Pereyra González con los genocidas quedó en evidencia en los debates contra militares que se llevaron a cabo en San Luis, porque en aquella época él era secretario del Juzgado Federal en esa provincia".

Ante esto, Susana Muñoz y otras víctimas del proceso militarjunto con organismos de Derechos Humanos presionaron ante el Gobierno nacional "para que intervenga en nuestra provincia y se eliminen a los retrasos".

Comentá la nota