Claves para prevenir riesgos laborales en la actividad agropecuaria

El seminario en Ingeniería reunió a más de 130 personas que se desempeñan en diversos ámbitos de Olavarría y la región. Las conferencias, a cargo de especialistas en la materia, abordaron un amplio temario sobre la problemática en el sector
Un operador agrícola mejor capacitado, una mayor conciencia de los riesgos, la implementación de medidas concretas de seguridad, definiciones legales adecuadas, y nuevas regulaciones en la fabricación de maquinarias, son algunas de las principales soluciones para reducir los accidentes que se registran en toda la actividad agropecuaria nacional.

Sobre estos temas se debatió días pasados en la Facultad de Ingeniería durante un seminario organizado por la Federación Iberoamericana de Seguridad y Salud Ocupacional (FISO), la Unión de Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (UART), y la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires.

Más de 130 personas que se desempeñan en diversos ámbitos de Olavarría y la región participaron de varias conferencias que abordaron un amplio temario sobre la problemática. En principio, representantes de las Aseguradoras realizaron un análisis estadístico sobre el sistema de riesgos del trabajo donde, entre otros grandes temas, destacaron una disminución de los accidentes fatales en los últimos once años, aunque todavía se registra un alto porcentaje de fallecimientos de operarios en el trayecto entre su vivienda y el lugar de trabajo.

Inmediatamente después, la misma UART presentó un video sobre agroquímicos, con testimonios, métodos de uso y seguridad, todo en torno a las condiciones de trabajo propias de nuestro país.

Luego fue el turno del licenciado Ricardo Martínez Peck, quien inició una serie de varias conferencias que abarcaron asuntos sobre la prevención de riesgos en la utilización de agroquímicos, la seguridad en la utilización de máquinas agrícolas, así como la prevención de riesgos en el tránsito con maquinarias agrícolas. Martínez Peck es experto en mecanización agrícola y encargado de la capacitación de personal y asesoramiento a productores y empresas agropecuarias en nuestro país y el exterior.

En el primer caso realizó una extensa exposición sobre el manejo de pulverizadores y variables de aplicación de agroquímicos. ``El tema central es lograr que el aplicador, el que está en la máquina, logre un proceso de carga seguro en todos los sentidos: para él y para el ambiente´´, definió.

``La intención es que podamos cumplir en serio con el procedimientos de lavado de bidones de agroquímicos. Nuestra meta futura sería hacer desaparecer los bidones y que los productos se puedan manejar a granel´´.

Como los bidones usados tienen valor de mercado, se reutilizan. Pero no siempre con las condiciones higiénicas aptas para aprovechar ese plástico. El problema está en el campo, en la limpieza. Normalmente el operador de la máquina no se ocupa adecuadamente del lavado de los bidones por una cuestión de tiempo. Además, él mismo se contamina y contamina su entorno cada vez que baja y sube de la máquina, y en este punto es difícil protegerlo.

Lo que propone Peck es organizar lo que llama un ``Equipo de Apoyo´´ que se encargue de todo el proceso del manejo de agroquímicos para que el operador no tenga más tarea que la de aplicación. Esto incluye a otra persona encargada de preparar los químicos, cargar los bidones y luego limpiarlos, de toda la logística del proceso, y con las medidas de seguridad y protección personal necesaria.

``Este círculo nefasto donde todos pierden es lo que tratamos de convertir en un círculo donde todos ganen. Queremos que gane más plata por día el equipo, queremos que el operador no se baje y no se contamine, queremos que los bidones se laven y así poder recircularlos y queremos que la persona que haga la carga del producto esté más segura´´, insistió.

Maquinarias

Otro tema abordado por el especialista incluyó el uso seguro del tractor y de algunas máquinas accionadas por tractores. ``Mucha gente no sabe que es frecuente que un tractor pueda volcar, hacia los costados, o hacia atrás´´, deslizó. Y repasó casos de vuelcos por operaciones incorrectas de remolque o por conductas inseguras de manejo en zonas de mucha pendiente.

También se ocupó de los accidentes originados por tomas de fuerza ``que es el mayor factor de riesgo en la maquinaria agrícola´´, sentenció. La toma de fuerza es un eje en rotación que vincula el tractor a una maquina, que le transmite movimiento. Estos ejes generalmente están expuestos o su protección se deteriora rápidamente. En algunos tractores el operador está obligado a pisar sobre ese cardan para subir a la cabina, con los riesgos que eso implica.

``La toma de fuerza genera una muerte espantosa, prácticamente la persona termina enroscada y destrozada´´, graficó Martínez Peck. Para estos casos resaltó la necesidad de contar con protecciones correctas y seguras provistas por el fabricante.

Un tema más sobre tractores giró en torno a las cabinas. El licenciado hizo un repaso de las frágiles estructuras que hay en nuestro país, condición riesgosa y amplificada por el uso de los operarios. En este punto renegó porque no existe en Argentina una exigencia para que los fabricantes elaboren cabinas con estructuras de seguridad adecuadas. El desafío, justamente, es revertir diversos vacíos legales para disminuir los riesgos laborales.

La última conferencia encarada por el experto se concentró en la seguridad en el transporte de maquinaria agrícola. ``La ley es muy clara: la circulación de maquinaria está perfectamente especificada y la velocidad máxima a la que puede circular en carretera es de 35 kilómetros por hora´´, explicó.

Para las máquinas, repasó que deben circular con banderas, carteles, balizas, en el horario de circulación pautado (de sol a sol), con prohibición para trasladarse los días de lluvia o de niebla. En ese sentido advirtió las complicaciones de la convivencia en la ruta de maquinarias, con automóviles que exceden en límite de velocidad permitido.

Con todo, las conferencias reavivaron la necesidad de pensar seriamente en prevenir los riesgos de la actividad agropecuaria, con capacitación y conductas responsables, con el énfasis puesto en la seguridad de los trabajadores.

Comentá la nota