Las claves para asomarse a la economía 2010

Las claves para asomarse a la economía 2010
Por: Néstor Scibona.

Si la economía dependiera sólo de las proyecciones de los especialistas, el año 2010 ya estaría definido.

Hay consenso entre los economistas en que la actividad recuperará lo perdido este año, pero ya no crecería a "tasas chinas" (el alza del PBI se ubicaría entre 3 y 5%); que la inflación anual será más alta (entre 16 y 18%); que el dólar se mantendría bastante estable (con una cotización de entre 4,10 y 4,30 pesos dentro de 12 meses), y que la inversión y el empleo mejorarían sólo en cámara lenta.

Sin embargo, este escenario dependerá de la interacción de varios factores, externos e internos. Con un mundo que vuelve a empujar, la actividad económica ha vuelto a poner el pie en el acelerador; pero la política se encarga de aplicarle el freno de mano. En esta pulseada, no resulta sencillo calcular qué impacto pueden tener la desconfianza que crea el crónico clima de confrontación política y la imprevisibilidad de muchas decisiones del gobierno kirchnerista a la hora de resolver (o fogonear) conflictos económicos, sindicales, sociales o institucionales.

Para asomarse a la economía de 2010, conviene entonces tener en cuenta el siguiente cuadro de situación.

Claves del escenario mundial

* Tras la fuerte recesión de fines de 2008 y comienzos de 2009, el PBI mundial se recupera pero en forma asimétrica. Los países emergentes crecerán en 2010 al doble de velocidad que los desarrollados (6% vs. 2,8% promedio).

* Con tasas de interés cercanas a cero y el dólar en sus mínimos históricos, los mercados financieros volvieron a estar de fiesta, con canilla libre de fondos.

* Tras el pánico de hace un año, el flujo de capitales se dirige en busca de mayores rendimientos hacia los países emergentes, que revalorizaron sus monedas frente al dólar y bajaron sus costos de financiamiento.

* La reactivación de estas economías (China, Brasil, India) les permite aumentar su demanda y esto ha tonificado los mercados de materias primas.

* En EE.UU. y otros países centrales, el gran interrogante es cuándo y cómo habrá "sintonía fina" con las políticas expansivas (fiscales y monetarias) que permitieron dejar atrás la recesión global.

* No se han disipado los temores de una recaída (efecto "W"), debido a los altos déficits fiscales y de balanza de pagos en muchos países y los escasos avances en regulaciones financieras, cuya ausencia dio lugar a la crisis de 2007/2008.

Claves económicas positivas

* El PBI de la Argentina volvió a repuntar desde el tercer trimestre de 2009. Hay mejoras mes tras mes en los niveles de actividad, debido a una mayor demanda interna o externa.

* China y Brasil se encuentran entre los países que lideran la recuperación económica global y son los principales clientes de productos agrícolas e industriales argentinos.

* La próxima cosecha de soja aumentará de 32 a 52 millones de toneladas (60%), con precios internacionales 20% más altos que hace un año (en torno de 370 dólares la tonelada).

* Mejoró el tipo de cambio real por la depreciación del dólar frente a otras monedas, pese a que la paridad local se mantiene estable en torno de 3,83 pesos.

* Ante la expectativa de menor devaluación, se frenó la salida de capitales tras la intensa hemorragia de los últimos dos años (más de 45.000 millones de dólares) y bajan las tasas de interés. Esto induce a una mayor demanda en los segmentos más altos de consumidores.

* La asignación por hijo; los aumentos de asignaciones familiares y el medio aguinaldo extra a jubilados mejoran el consumo -principalmente de alimentos- en los sectores más rezagados.

* No habrá default en 2010, aunque a costa de sacrificar reservas del Banco Central, que hasta ahora ya superan los 48.000 millones de dólares.

* Si resulta exitoso, el canje de deuda puede reabrir el crédito externo para el sector público y privado.

Claves económicas negativas

* El "factor K" (imprevisibilidad y discrecionalidad en las decisiones) crea una altísima desconfianza y mal clima de negocios.

* Entre julio y diciembre de 2009, el Gobierno sancionó más de 20 leyes o medidas que no sólo concentran el manejo de caja fiscal, sino que amplían el intervencionismo oficial sobre la producción o el comercio.

* También acentuó la politización de organismos técnicos del Estado (Indec, AFIP, Oncca, APE, Comisión Nacional de Valores, Sigen y organismos reguladores).

* La inversión bruta fija cayó fuerte este año (-12,5%) y la inversión extranjera se desplomó (-63%). La recuperación está más asociada a la demanda que a proyectos de envergadura a más largo plazo.

* La estanflación de 2009 (recesión moderada, con inflación de dos dígitos) aumentó el desempleo, la pobreza y el clientelismo político.

* Un mayor impulso a la demanda (vía gasto público y aumentos salariales), sin que la oferta repunte fuerte por el desaliento a inversiones privadas, crea mayores presiones inflacionarias para 2010.

* Después de 6 años, reaparece el déficit fiscal. El gasto público no para de crecer (más de 30% en 2009) y la política fiscal deja de ser sostenible a mediano plazo.

* El déficit fiscal se agudiza en las provincias, cada vez más dependientes de la Casa Rosada, pese a la flexibilización de la ley de responsabilidad fiscal.

* El posible acceso al crédito externo para financiar más gasto no resuelve el problema, sino que lo posterga.

Claves políticas

* El kirchnerismo ya anticipó legislación económica (superpoderes, retenciones, prorroga de impuestos, ley de emergencia, etc.) y política (ley de medios, reforma electoral) para mantener el poder hasta 2011, sin consenso legislativo.

* El Congreso tiene ahora mayoría opositora, pero aún muy fragmentada. No hay certeza sobre correcciones a las leyes más conflictivas, ni de mejoras en el federalismo fiscal.

* La alianza con la CGT, la ambivalencia con la CTA, así como las disputas intrasindicales por reclamos salariales y entre organizaciones piqueteras por planes de trabajo estatal, plantean un escenario conflictivo, con el telón de fondo de una inflación más alta.

* La polarización de los actores políticos, económicos y sociales entre "aliados" y "enemigos" aumenta el riesgo de discrecionalidad de las decisiones oficiales, ya sea para repartir premios o castigos.

* Tampoco mejoran las perspectivas de gobernabilidad los crecientes enfrentamientos del Poder Ejecutivo con la oposición en el Congreso y con los jueces cuyos fallos van en contra de la política kirchnerista.

En conclusión, mientras la economía mundial (Brasil, China, soja, dólar, financiamiento) vuelve a empujar y más gasto público y dólar anclado inducen a una mayor demanda, la desconfianza frena inversiones y se perfila un año con más inflación, más conflictos y baja creación de empleos. O sea que las chances de una reactivación más ambiciosa que un poco perceptible retorno del PBI a los niveles de 2008 están condicionadas a dos hipótesis: que el mundo no vuelva a complicarse y que la Argentina aproveche el año del Bicentenario para comenzar a madurar política e institucionalmente. Una más factible que la otra.

Mejor, pero podría ser más crecimiento.

Comentá la nota