"La clave pasa por la actuación de los medios"

Opinó que el tema de Salto Grande hace a la agenda estratégica de la Provincia. Sin embargo, si no lo instalan los medios, la política no lo asume. Eso le dijo a EL DIA el diputado provincial (UCR) Jaime Benedetti, para quien Gualeguaychú tiene derechos sobre los excedentes de la represa.
"Lamentablemente, creo que este debate sobre los fondos de Salto Grande va a depender del grado de importancia que le den los medios de comunicación".

Para Jaime Benedetti, sin la fuerza de la opinión pública difícilmente la clase política provincial asuma la tarea de discutir qué hacer con ese complejo hidroeléctrico y su renta.

En diálogo con este diario, y a propósito de la iniciativa planteada en la legislatura provincial por el senador Osvaldo Chesini (Peronismo Federal), orientada a provincializar los excedentes de Salto Grande, que administra la Cafesg, Benedetti expuso la teoría de que la política avanza cuando la opinión pública se lo pide.

"Como ocurre en otros ámbitos del país, donde las instituciones no funcionan como debieran, los temas tienen que tomar un determinado estado público para que se los aborde desde el Estado", sostuvo.

Y esto ocurre, se lamentó, pese a que la cuestión de Salto Grande es un capítulo esencial de la agenda estratégica de Entre Ríos. "El planteo de Chesini, más allá de que uno lo pueda cuestionar en detalles, tiene el mérito de poner el problema en el tapete".

Como sea, y pese a que se mostró partidario de provincializar los fondos de la Cafesg, Benedetti señaló que al "abroquelamiento" de algunos departamentos, que se benefician con los fondos de Salto Grande, dando a entender que de esto no se habla, habría hecho retroceder a miembros de la legislatura entrerriana.

"Me parece que en el Senado no va a haber mayoría suficiente para debatir el proyecto (de Chesini). Me da la sensación que viene muy mal barajada la cosa", dijo.

"Yo veré si puedo intentar algo desde la Cámara de Diputados. Pero nosotros somos minoría", agregó, tras recordar que Chesini ya había instalado este tema allá por el 2008, a través de un proyecto de comunicación, y entonces "comprometí mi apoyo personal a la idea".

Benedetti, sin embargo, dijo que su postura a favor de Gualeguaychú, en el sentido de que debe recibir algún tipo de compensación económica por formar parte de la cuenca del río Uruguay, es a título personal.

"No estoy dando la opinión del partido (UCR), quien no se ha pronunciado sobre esto. Por otra parte, sé que hay algunos colegas (de su propio partido) que están en su departamento defendiendo con uñas y dientes sus recursos", apuntó.

No obstante, opinó, "debemos hablar y consensuar con todos los departamentos, sobre la base del interés provincial. Y no me cabe duda que Gualeguaychú, que sufre los efectos de Salto Grande, tiene derecho a una compensación".

Una cuestión federal

Al margen de esto, el legislador por el departamento Gualeguaychú aseguró que la de Salto Grande es una "cuestión federal", y al respecto sostuvo que urge rediscutir con la Nación no sólo los excedentes de la represa sino también su dominio.

"Este mensaje debe ir a nuestros legisladores nacionales: necesitamos que se entienda que a partir de la reforma de la constitución de 1994, los recursos naturales son de las provincias", subrayó.

Por otro lado, recordó que justamente ese año, el entonces senador radical Alcides López (de Concordia) presentó un proyecto en el Congreso Nacional para provincializar el dominio de Salto Grande, como "una reacción ante la ola privatizadora del gobierno de (Carlos) Menem".

"Recuerdo que a raíz de los intentos privatizadores, hubo una gran movilización en la zona de Concordia e incluso un plebiscito se pronunció contra esa idea", indicó.

Respecto de cuánto factura el complejo hidroeléctrico, Benedetti dijo que en 2002 se situaba en 230 millones de dólares, mientras que el gasto operativo del enclave binacional estaba en alrededor de 30 millones de esa moneda.

"Para establecer el fondo excedente de Salto Grande es clave conocer el precio de venta de la energía. Pero si esta venta de energía está regulada por la Secretaría de Energía, el cálculo se complica. Esta distorsión da lugar a discusiones permanentes", afirmó.

La idea de aprovechar la zona de Salto Grande con fines energéticos, recordó, se remonta a la primera mitad del siglo XX. El acuerdo para avanzar en la obra se firmó en el año 1946. Pero recién se terminó en 1978, estando los militares en el gobierno.

Desde entonces, dijo, "sólo se privilegió a Salto Grande como productora de energía", quedando en un plano inferior lo relativo a los desarrollos regional y provincial.

En otro orden, Benedetti opinó que el funcionamiento de la Cafesg "merece un replanteo", en vistas a que hay una nebulosa sobre la inversión que ha hecho ese organismo todos estos años.

"Resulta que para controlar el desempeño de la Cafesg uno se encuentra con muchos organismos. Pero cuando los controladores son muchos, parece que las responsabilidades se disuelven", indicó.

"La cuestión política en este tipo de manejos siempre está presente. Evidentemente, el monto que tiene disponible ese organismo para hacer obras es muy grande y con un gran margen de discrecionalidad", dijo el entrevistado.

En otro orden, Benedetti comentó que si bien es importante que se evalúe la posibilidad de provincializar estos fondos especiales de Salto Grande, hay que evitar que ese cambio de estatus suponga desviar recursos a Rentas Generales.

"Tenemos que tener muchísimo cuidado que los nuevos recursos no vayan a financiar los gastos corrientes del Estado, que suelen ser incontenibles", advirtió.

Y añadió: "También podría funcionar mucho mejor la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande (CTM), que es la que administra la represa, y cuya composición muchas veces no ha reflejado el grado de idoneidad que uno espera. En la composición de su directorio ha habido, por ejemplo, tres médicos, dos comerciantes y un ingeniero".

Comentá la nota