“Es clave el rol del Estado, la Iglesia y la familia”

Aunque es partidaria de bajar la edad de la imputabilidad, Oviedo considera indispensable tomar la “decisión política de hacer una fuerte inversión económica en infraestructura” para abordar el tema
La dirigente peronista Alejandra Oviedo se sumó a la controversia sobre imputabilidad de los menores que cometen delitos.

Si bien dijo estar de acuerdo con que la prevención es importante, puso énfasis en la contención de aquellos jóvenes una vez que ya han cometido delitos.

Para Oviedo, tanto el Estado como la Iglesia y la familia deben asumir un rol protagónico para afrontar esta problemática.

En este sentido, recalcó que es necesario que los gobiernos "tomen la decisión política en materia de contención" y agregó que para ello se requiere "una fuerte inversión económica en materia de infraestructura".

"Esta inversión en infraestructura no debe limitarse al aspecto edilicio, a las instituciones dedicadas a la contención, sino que también debe haber inversión en la formación de equipos interdisciplinarios que aborden el tratamiento de estos chicos para reinsertarlos en la sociedad y también se debe invertir en la capacitación del personal de seguridad encargado de la tutela en estos establecimientos", consideró Oviedo.

Asimismo, la dirigente afirmó que es necesario reformar el Código Penal y se mostró partidaria de bajar la imputabilidad de los menores -"a los 16 años"- aunque aclaró que se debe velar por "el respeto a los derechos humanos".

De todos modos, para Oviedo lo principal no pasa tanto por la reforma del Código Penal como por el compromiso del Estado, la Iglesia y la familia.

En este compromiso, también involucró a las entidades intermedias como los centros vecinales y a la escuela. "Hay que integrar a la sociedad civil también, conformar una red solidaria", propuso.

Oviedo también reservó una cuota de responsabilidad en el tema al sector privado al que le reclamó un mayor compromiso a través de las acciones que se dan dentro del marco de responsabilidad social de las empresas. En este sentido, destacó la posibilidad de que estas firmas puedan brindar fuentes de trabajo a aquellos jóvenes que logren ser recuperados luego de haber cometido delitos y que hayan tenido la contención y el tratamiento correspondiente en las instituciones creadas a ese fin.

Según lo explicó, su visión de cómo afrontar la problemática de los menores vinculados al delito "es una visión integradora donde se debe acentuar el rol del Estado, de la Iglesia y la familia", insistió.

Comentá la nota