Clausuran fábrica de harina de pescado por emitir olores nauseabundos en Caleta

Clausuraron ayer la planta procesadora de harina de pescado de la empresa Moliendas del Sur S.A. por emitir malos olores. En realidad, es un cierre preventivo que ordenó el municipio --a través del Departamento de Bromatología- por tres días.
Teóricamente, la empresa podrá reabrir sus portones para su actividad una vez que concluya la sanción. Pero de continuar con la emisión de los fétidos olores, la comuna procederá a la clausura definitiva.

La fábrica había sido inaugurada en mayo de este año, cuando los propietarios mostraron las instalaciones --que habían sido compradas a la empresa Promarco--. En la recorrida con las autoridades de aquella vez, los gerentes habían asegurado que se realizó en el lugar una "fuerte inversión" para que no existieran malos olores en los alrededores, algo que, de hecho, se cumplió en todos estos últimos meses, hasta que hace diez o quince días comenzaron a percibirse en el ambiente aromas nauseabundos que ocasionaron la denuncia en los medios locales de muchos vecinos, sobre todo de sectores aledaños como los barrios 3 de Febrero o 17 de Octubre.

INSPECCION

"Hasta hace dos semanas, la fábrica venía prestando sus servicios en forma correcta, pero por los reiterados malos olores fuimos a hacer una inspección en la noche del miércoles", explicó el secretario de Gobierno, Alexis Quintana.

Lo que los representantes de la empresa le explicaron al funcionario es que el problema de estas últimas jornadas surgió porque se empezó a traer materia prima desde Puerto Madryn, al cerrarse la planta que tenían en aquella ciudad chubutense, "y en un viaje tan largo, todo llega en muy mal estado".

El funcionario municipal comentó que desde su área se le prohibió a la empresa que "vuelva a traer mercadería de Madryn, y se la conminó a que usen "solo materia prima local", es decir del puerto Caleta Paula o de Puerto Deseado.

"Ellos dijeron que lo de Puerto Madryn era transitorio, que se van a arreglar con lo de acá", dijo Quintana.

Durante la mañana de ayer el personal de Bromatología procedió a la colocación de la faja de clausura. El municipio obliga a Moliendas del Sur a que terminen con los requisitos necesarios para el expediente, "y que deben hacer todo lo que les corresponda para evitar que en el futuro haya malos olores".

De todas formas, el secretario de Gobierno municipal consideró que poseer una fábrica de harina de pescado en cualquier localidad pesquera es "mejor" que no tenerla porque la industria en sí genera muchos residuos de vísceras y desperdicios que, al acumularse, deberían ser arrojados en un basurero, "se los entierra y eso ocupa un gran espacio y genera un problema".

"Entonces, es preferible que exista una fábrica así, pero tiene que funcionar bien", dijo sobre esta planta que genera harina para ser utilizada en la alimentación de animales.

Comentá la nota