La clausura tiene los días contados

Si bien todavía no lo comunicó de manera oficial, la semana que viene Provincia determinaría el levantamiento de la medida.

Desde el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible no acompañan la determinación tomada por el municipio.

Ayer, Rosso mantuvo una reunión con el Sindicato del Cuero. La intendenta comunicó que no existe la intención de cerrar o trasladar la empresa.

La noticia generó una fuerte repercusión. El lunes, la Dirección de Medio Ambiente del municipio dispuso la clausura preventiva de la empresa Curtarsa. Horas después, representantes de Provincia se hicieron presentes en el lugar y llevaron tranquilidad a los dueños de la firma. Una vez más, desde los niveles provinciales salieron a respaldar a la cuestionada empresa.

Sin mayores detalles, Prensa municipal informó el martes que “el procedimiento se realizó como consecuencia de constataciones municipales de diferentes irregularidades en los procesos productivos como así también en el tratamiento y disposición de los residuos. También por los registros de denuncias de los vecinos de Jáuregui ingresadas por el servicio de reclamos comunal “0800-2229230” y atención telefónica en la Dirección de Medio Ambiente”.

En la mañana de ese día, la intendenta Graciela Rosso dialogó con EL CIVISMO y explicó que “hay inconvenientes con un horno que están utilizando sin autorización de Provincia”, mediante el cual la curtiembre procesaba los barros que se desprenden de su producción. La jefa comunal también habló de falencias en las condiciones de seguridad de los empleados.

La clausura despertó malestar en el Sindicato de Trabajadores de la Industria del Cuero. El miércoles, sin embargo, los ánimos habían cambiado gracias a la intervención del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS), ex Secretaría de Política Ambiental.

“El martes, cuando los agentes municipales fueron a Curtarsa a constatar que la empresa había terminado el proceso productivo, se encontraron con representantes provinciales que se oponían a la clausura. Decían que había que levantarla, porque no había sido bien realizada. Provincia nos está jugando en contra, pero quedate tranquilo que no le vamos a aflojar. Al menos va a quedar demostrado que nosotros no tenemos ningún arreglo con la empresa”, dijo a este bisemanario una fuente del entorno de la intendenta. Siempre en estricto off de record, la misma fuente aseguró que el próximo lunes, Rosso realizará declaraciones importantes sobre Curtarsa.

En realidad, después del comunicado difundido el martes por la Dirección de Prensa, las informaciones oficiales sobre el tema prácticamente desaparecieron. Ninguna autoridad quiso comprometerse a emitir comentarios con el grabador encendido.

Al filo del cierre de esta nota, luego de reiteradas solicitudes, EL CIVISMO consiguió la confirmación oficial de que “la clausura continúa firme y la empresa no está produciendo. Sólo puede acopiar cueros, hacer limpieza y recibir mercadería solicitada antes de la clausura”. Esa fue la información oral que Prensa municipal efectuó a este medio.

De cualquier manera, en los pasillos de la Municipalidad se da por hecho que en breve Provincia determinará el levantamiento de la medida. Para eso, el OPDS deberá presentar por escrito las razones de tal decisión.

DESPUÉS DE LA REUNIÓN

Ayer, Rosso mantuvo una reunión con representantes del sindicato. Claudio Martínez, secretario general del gremio con sede en Jáuregui, consideró que el encuentro fue positivo.

“Nosotros entendemos, como ella, que la empresa tiene que funcionar dentro de la reglamentación. Creo que de ahora en más la relación va a ser muy fructífera, siempre y cuando todos entendamos que lo mejor para la gente es seguir trabajando y no ser contaminados bajo ningún punto de vista”, expresó Martínez.

A diferencia de lo que asegura el municipio, el gremialista comentó que durante estos días de clausura “la empresa está terminando los procesos productivos, sigue trabajando. No incorpora producción nueva pero está terminando el proceso”.

“Provincia dijo que la clausura no era válida. Pero en el transcurso de la próxima semana determinará el futuro de la situación. En todo este tipo de cosas los perjudicados son los que menos tienen. La señora intendenta no habló de cerrarla, ni de reubicarla. Nos pusimos de acuerdo en eso. Vamos a estar del lado de ella para que la fábrica no viole ninguna normativa.

“Nosotros tratamos de no echar leña al fuego. No queremos hacer política de esto y meternos en alguna interna. Lo único que queremos es tener la fuente de trabajo. Si la empresa no cumple en algo, queremos que lo cumpla a rajatabla. Tratamos de controlar a los compañeros para no generar problemas. Ellos lo que quieren es el trabajo”, agregó Martínez.

Comentá la nota