El Clausura estrena aerosol.

El Clausura estrena aerosol.
Los tiros libres pueden dejar de ser un dolor de cabeza para los árbitros de la Primera División del fútbol argentino, que desde este viernes comenzarán a utilizar un aerosol para determinar adelantamientos de la barrera del equipo defensor.
El argentino Pablo Silva tiene 44 años, trabaja como periodista y es el inventor de este mecanismo que permite marcar sobre el terreno de juego una línea blanca que la barrera no deberá sobrepasar, así como el punto exacto en el que debe ubicarse el balón para la ejecución de un tiro libre.

"Se trata de un líquido gaseoso de color blanco, inocuo y que tiene la capacidad de desaparecer del césped o de la tierra en un determinado período. Actualmente se evapora entre los 45 segundos y los tres minutos, pero esto lo podemos manejar a voluntad si algún ente rector nos pidiera algún tiempo específico", destaca a la prensa el "cerebro" del invento.

"Se me ocurrió hace ocho años, tras jugar un partido con ex compañeros del colegio secundario", sostiene Silva a la hora de rememorar el momento preciso en el que exclamó "¡Eureka!"

"Perdíamos por 0-1 y en el minuto 88 nos dieron un tiro libre cerca del área. Era una gran ocasión para empatar, pero no resultó así porque la barrera se adelantó y la pelota dio en ella. Fui a protestar y el árbitro encima me expulsó", recuerda.

Silva, confeso hincha del Argentinos Juniors, patentó de inmediato su invento y a finales del 2007 presentó el proyecto al presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Julio Grondona, a quien la idea "le encantó", en palabras del periodista.

"Grondona me apoyó en todo y por eso mi obligación es agradecerle, lo mismo que a la Dirección de Formación Arbitral, que dirige Horacio Elizondo", representante argentino en el último Mundial, remarca.

Silva no se olvida de la "gran predisposición" que tuvieron los árbitros cuando en el último semestre del año pasado este mecanismo atravesó una etapa experimental en el torneo de la segunda categoría del fútbol argentino.

"Los árbitros entendieron que esta iniciativa estaba pensada para favorecerlos y era una forma de poner un límite a las picardías que hay en el fútbol. Y no sólo en el argentino, porque he visto más de 1.500 vídeos de otros países y puedo asegurar que el adelantamiento de la barrera es un vicio de orden mundial", considera.

Para Silva, estos seis meses de experiencia en la segunda categoría fueron "una inversión", una etapa de aprendizaje para que el producto llegue "cuidado y protegido" a la división de honor, cuya Liga comenzará este viernes con el partido Tigre-San Lorenzo.

En general, los árbitros que utilizaron el aerosol han elogiado el mecanismo y coincidido en que resultó "eficaz para dejar en evidencia a los infractores" y en que "hubo más goles de tiro libre" que de costumbre.

Orgulloso por haber solventado con su esfuerzo y sus recursos la totalidad del proyecto, Pablo Silva tiene la esperanza de que la FIFA termine por generalizar el uso de su invento y subraya los "excelentes resultados" obtenidos en la etapa de prueba.

Así y todo, adelanta que el producto se estrenará "mejorado" en la Primera División, ya que el envase será más chico (12 centímetros de altura) y más liviano (115 gramos) que el usado en el 2008, y además tendrá tres alternativas de sujeción al pantalón de los árbitros.

"Estamos seguros de que en esta etapa también se van a cumplir los objetivos que nos propusimos: que se respete la distancia entre la pelota y la barrera (9,15 metros), y que se eviten pérdidas de tiempo", concluye Silva al aludir a un invento que puede marcar un antes y un después en la historia del deporte más popular del mundo.

Comentá la nota