Una cláusula pone a resguardo de una venta al Colegio Danés

Una cláusula pone a resguardo de una venta al Colegio Danés
El monto máximo deja de lado la posibilidad de negociar el predio donde funciona el establecimiento. Fue establecido en una asamblea que contó con una gran cantidad de asistentes
Las versiones referidas a los intentos de vender el Colegio Argentino Danés y las consecuencias que generaron en la comunidad educativa del establecimiento, situación descripta por este diario en su edición del pasado domingo 22, movilizaron a los asociados de la Sociedad Protestante del Sud. Así quedó de manifiesto en la asamblea general ordinaria que se realizó ayer por la tarde, en la capilla del Cementerio Danés, que contó con una asistencia claramente superior a la que habitualmente interviene en encuentros de tales características.

En la reunión se procedió a la renovación de la comisión directiva y se otorgó un nuevo mandato por dos años como presidente a Adolfo Hoffman. El análisis de los distintos puntos comprendidos en el orden del día y las opiniones expuestas por los miembros de la entidad, determinaron que se trate de una extensa asamblea, que tuvo aproximadamente cuatro horas de duración.

La posibilidad de venta del Colegio Argentino Danés quedó descartada debido a que se impuso un máximo de 100.000 pesos a las operaciones comerciales con inmuebles. La Sociedad Protestante del Sud no podrá negociar bienes que tengan un valor superior; la única manera de hacerlo -como lo indica el estatuto- es consultar a los asociados en una asamblea convocada específicamente para tratar este tema y recibir la aprobación (El estatuto señala que "todo gravamen o creación de derechos reales sobre los bienes de la asociación, como asimismo la adquisición, venta y permuta de inmuebles, sólo podrá autorizarse en asamblea convocada a ese efecto, debiendo obtenerse la aprobación de dos tercios de los asociados presentes, y siempre que representen un número equivalente al cinco por ciento de los asociados con derecho a voto").

En este sentido, cabe recordar que el punto tres consistió en la "consideración de la autorización a la comisión directiva para la contracción de derechos reales, así como la adquisición, venta o permuta de inmuebles, fijando los respectivos valores". Este controvertido aspecto se resolvió con la mencionada cifra como tope.

Entre muchas otras propuestas, se hizo referencia a la posibilidad de administrar de manera separada al colegio, una opción que en anteriores ocasiones había sido mencionada y que fue planteada a través de este diario el domingo último mediante una carta de lectores escrita por Torkild Rybner.

La cantidad de asistentes refleja el interés por ser parte del debate. Hubo coincidencias -en la información brindada a este diario- que contar con ese compromiso implica un paso positivo, más allá de las posturas divididas, a veces encontradas, y al grado de conocimiento sobre la obra que se lleva adelante con más de 50 alumnos.

Memoria y balance

De igual manera, se puso a consideración la memoria, estado de situación patrimonial, estado de resultados, anexos e informe de la comisión revisora de cuentas correspondientes al ejercicio económico-financiero cerrado el 31 de diciembre de 2008. Junto con el presidente, la renovación parcial de la comisión directiva comprendió a tres miembros titulares y tres vocales suplentes. Y fueron renovados en su totalidad la comisión revisora de cuentas y el tribunal arbitral.

Los últimos puntos abarcaron el valor de la cuota social y el funcionamiento de las subcomisiones de servicio religioso, Colegio Argentino Danés, becas, cultura, cementerios de Tres Arroyos y de José A. Guisasola, y relaciones públicas.

Comentá la nota