Claudio Ersinger se entusiasma con un "nuevo" triunfo sobre el kirchnerismo

Así como sucedió con la discusión por las retenciones en el Congreso, Ersinger cree que Unión Pro se quedará -esta vez con los votos de la gente- con un nuevo triunfo sobre el kirchnerismo a nivel local y provincial.
Hace un año se convertía en una figura clave para que la protesta agropecuaria no decayera en su intensidad en Tandil y la zona. Hoy se confiesa como el candidato "más entusiasmado" con una campaña que, asegura, le deja entrever un final idéntico al que le deparó la lucha desde los piquetes en la ruta en el invierno de 2008: la victoria ante el kirchnerismo, pero esta vez desde el voto en las urnas, el próximo 28.

Desde el local de Unión Pro, en Belgrano y Rodríguez, el productor y candidato en segundo término para el Concejo Deliberante sostiene que en el espacio donde convergen Francisco De Narváez, Mauricio Macri y Felipe Solá se registra un movimiento de consultas y adhesiones como no se detecta en los "bunkers" de otras agrupaciones políticas en la ciudad.

Y lo explica con que ello se debe al "entusiasmo y la decisión de la ciudadanía de ir hasta el fondo para conseguir una transformación de la política que termine con un ciclo y abra una nueva etapa en Tandil, en la provincia de Buenos Aires y en toda la Argentina.

Pero con eso no basta", aclara, y por ende persigue en estas jornadas febriles negociaciones para que Alfredo De Angeli sea partícipe del acto de cierre de la campaña del interior bonaerense que Francisco De Narváez decidió protagonizar en el Club Independiente de nuestra ciudad.

"Estamos evaluando las posibilidades para que Alfredo esté con nosotros ese día. Es importante tenerlo aquí porque su presencia refuerza el perfil de lo que pretendemos instalar en esta campaña: la idea de que desde el interior la gente elija ser ella misma el vehículo de la transformación que necesitamos concretar desde cada concejo deliberante y desde el Congreso de la Nación.

Tenemos que animarnos a asumir que el triunfo es posible. Y todo indica que estamos en ese camino, pero fundamentalmente porque eso es lo que nos pide la gente que no deja de entrar a nuestro local para pedir que tengamos la fuerza y la decisión de asumir el desafío de cambiar la política desde la política".

Según cuenta el titular de la Cuenca Lechera "Mar y Sierras" "es increíble" el grado de adhesión que la propuesta del peronismo disidente y el Pro tiene en Tandil.

"Yo creo que en buena medida este entusiasmo se debe a que la sociedad ha interpretado que Francisco De Narváez, De Angeli, Mario Bracciale o yo somos gente que no viene a profundizar los odios o continuar un estilo de gobierno que ha dividido a los argentinos y relegado a Tandil en todo sentido sino que hemos podido hacer ver que venimos a ejercer el mismo empeño que, por ejemplo, supimos poner muchos durante el conflicto por las retenciones pero ahora para toda la ciudadanía, para sumarnos desde la ciudad a un proyecto que plantea una nueva Argentina y con una política que al fin no sea solamente para favorecer un sector en perjuicio de otro".

-¿Con lo alcanzado hasta ahora en esta campaña se da por hecho?

-No, para nada. Digo que no es poco tener de nuestro lado las mayores muestras de entusiasmo en la ciudad. En una ciudad que hasta hace poco tiempo la política no lograba movilizar, de pronto ver que Unión Pro está siendo el espacio político que, por la trayectoria de sus candidatos, logró instalarse en Tandil con la misma fuerza que De Narváez en toda la provincia no es poco.

Por supuesto que hay que hacer un esfuerzo más y llegar a lograr que Tandil sea el 28 el escenario de un triunfo en la elección concejales como sin lugar a dudas lo será a nivel provincial.

-¿Cómo piensan hacerlo?

-Creo que es fundamental mantener nuestra esencia y no mostrar algo distinto de lo que somos. No tenemos subsidios para repartir ni obras para inaugurar: somos gente de trabajo que se hartó de que el kirchnerismo nos maltratara por no ser parte de su rebaño, que se cansó de que le saquen a Tandil para mantener su hegemonía y clientelismo.

Ahora la ciudadanía nos está premiando con su voluntad de elegirnos para que la representemos y diseñemos una alternativa local que esté en sintonía con la línea de pensamiento de Francisco De Narváez.

No es más que eso, pero claro no es poco: hasta ahora tuve el gusto de participar de una campaña llena de alegría porque eso es lo que encontré cuando salimos a las calles con Gabriela Michetti o De Narváez.

Supongo que así seguirá hasta el 28. En cambio del otro lado no me imagino la felicidad de los vecinos por ver a Kirchner, a Cristina o Scioli, al contrario…

Recomendar noticia

Comentá la nota