Un clásico de la “feliz” cumple 60 años

Havanna, la fábrica de alfajores más tradicional de la ciudad balnearia, celebra un nuevo aniversario.
Seis décadas atrás surgía en Mar del Plata una fábrica de alfajores con la sociedad comercial integrada por Demetrio Elíades, Luis Sbaraglini y Benjamín Sisterna, que se popularizó en el país.

La inspiración del griego Demetrio Elíades, antiguo boticario, hoy farmacéutico - perteneciente a la generación de “tipos audaces, geniales”, como los describió la época- obtuvo “la receta mágica” que se transformó en los alfajores “Havanna”.

Una leyenda local sostiene que Elíades fue a pagar el alquiler del local de “todo como en botica”, negocio que explotaba con venta de medicamentos en la zona de La Terminal, cuando “descubrió la pólvora”; en este caso, “bañada en chocolate”.

La dueña de la propiedad era una señora de origen italiano o español, pero, a esta altura, los datos de la mujer “artesana”, verdadera “inventora” de los alfajores carecen de archivo.

Allí, cobró un año de alquiler por adelantado. Eso fue todo lo que cuenta la leyenda.

Mientras el gobierno nacional de Juan Perón daba a conocer el Primer Plan Quinquenal, se conocía recién la fabricación, que dejaba de ser casera.

En los 60 Elíades ya poseía una de las fortunas de Mar del Plata. Incluso, llegó a hacer construir el edificio más alto de la ciudad en Boulevard Marítimo y José de Olavarría, entre 1966 y 1969.

El edificio “Havanna” por la publicidad en la torre de 40 pisos de 7 departamentos cada uno, alcanzó 125 metros de altura y nunca pudo ser igualado en cuatro décadas.

Comentá la nota