Un clásico: hoy Chávez en el país

Visitará a Kirchner, comprará medicamentos y recorrerá la estatizada Tandanor
Por tercera vez en el año, Cristina de Kirchner y Hugo Chávez tendrán una cumbre bilateral. Será hoy, en Buenos Aires, donde el bolivariano será recibido por la jefa de Estado en una nueva visita oficial. Así, protagonizarán el séptimo encuentro de 2009. Por lejos, para Cristina, Chávez se convertirá entonces en su colega internacional al que más veces visitó o recibió durante su gestión. Algo similar puede decir su marido, Néstor Kirchner, habitual anfitrión o huésped del venezolano.

Chávez estará en la Argentina, en una extensión del viaje que lo llevó en los últimos dos días a Montevideo, donde participó de la cumbre del Mercosur en su rol de socio invitado en vías de integración. En sus planes está dejar Buenos Aires mañana, para poder llegar a tiempo de la foto en La Habana entre Evo Morales y los Castro. En realidad, la visita de hoy es cumplir con el viaje postergado que Chávez debió realizar el 10 de noviembre y que fue suspendido por problemas internos del venezolano (cumbre de su Partido Socialista Unido y crisis crónica con Colombia), y que incluía una visita a Entre Ríos (de donde salen varios productos que el Gobierno caribeño le compra directamente a la Argentina. La provincia estará fuera de la agenda, por estar los campos que iba a visitar Chávez bajo el agua.

A cambio, el venezolano visitará una de las joyas estatizadas por Kirchner: las instalaciones de los Talleres Navales Dársena Norte (Tandanor), estatizados el 30 de marzo de 2007 y bajo la administración del Ministerio de Defensa que maneja Nilda Garré, ex embajadora en Venezuela reemplazada por Alicia Castro. No es la primera vez que Chávez visita un emprendimiento de este tipo. Hace cuatro años recorrió los astilleros Río Santiago, también estatizados por Kirchner y donde el caribeño construye varios buques petroleros, dos de los cuales se llaman Eva Perón y Juan Perón.

Antes, en la Casa de Gobierno, Cristina y su visitante firmarán un acuerdo tipo (de los clásicos que cierran ambos países), donde Venezuela se compromete a financiar la radicación de laboratorios argentinos para fabricar medicamentos en territorio de ese país. En la misma línea, se profundizarán otros acuerdos similares, pero de alimentos y maquinaria agrícola.

En la agenda se incluirá otro clásico: un nuevo relanzamiento del Banco del Sur, una idea que Chávez viene promocionando desde hace siete años y que nunca llega a concretarse, pese a las presentaciones semestrales sobre el inminente comienzo de los créditos de la entidad.

El intercambio comercial con Venezuela llegará este año a los u$s 1.000 millones, de los cuales el 80% corresponde a ventas de la Argentina a ese país; lo que lo convierte en uno de los mejores socios para las empresas locales, fundamentalmente pymes. De todas maneras, en el volumen general del intercambio comercial argentino, Venezuela implica menos del 1% general; un porcentaje que, al menos en lo económico, no justifica la gran cantidad de cumbres y encuentros bilaterales que Chávez viene protagonizando con los Kirchner desde que Néstor llegó al poder. Más si se tiene en cuenta que el venezolano ya no puede ejercer el rol de financista de los bonos argentinos, ya que en la última operación, la tasa de interés que cobró superaba el 15% anual en dólares, cuando un crédito del FMI no superaba el 4% anual.

Cristina y Chávez ya se habían visto en el año en otras dos cumbres bilaterales: en enero y agosto pasado, ambas en Caracas. La de mañana será la primera en Buenos Aires de 2009, y la cuarta desde que la Presidente llegó a la Casa de Gobierno. Este año, además, Cristina y Chávez se vieron en la asunción de Rafael Correa en agosto pasado, en la cumbre del Mercosur de enero en Asunción del Paraguay y en la cumbre Iberoamericana de Estoril, Portugal, en noviembre. También hubo una reunión con Chávez en Bariloche, en agosto pasado, donde los presidentes de la Unasur se encontraron para debatir la decisión de Colombia de permitir la presencia de tropas norteamericanas. En total habrá siete cruces en 2010 entre la Argentina y el venezolano, una cantidad inédita, quizá a nivel mundial, de reuniones entre dos jefes de Estado.

Comentá la nota