La clásica fiesta de Don Torcuato

A pesar de haber jugado en un día laborable, los festejos por el triunfo se extendieron hasta ayer
Pocos clubes pueden darse ese lujo, pero en Hindú festejar un campeonato ya se ha convertido en una tradición que se renueva año tras año.

Que la final ante CASI se haya jugado un miércoles en lugar del tradicional sábado no fue inconveniente para realizar la celebración en el Club House, que se extendió hasta las 9 de la mañana de ayer. Nadie quiso perderse la celebración más íntima y esperada. Allí estuvieron todos, desde los jugadores de las categorías menores hasta los experimentados dirigentes que convirtieron a Hindú en la referencia del rugby argentino de los últimos años. Su presencia ratificaba lo que decía, en medio de los festejos, Francisco Solano: "El club es una familia y los que entramos en la cancha representamos a todos, incluso a los empleados. Hindú es parte de nuestra vida".

El respeto impuesto por los torcuatenses justificó la presencia de jugadores de otros clubes, así como de "Perica" Courreges y "Michingo" O´Reilly, dos dirigentes históricamente vinculados con el CASI, el club derrotado en la emotiva final y al que se le dedicaron la mayoría de los cánticos de la noche. Es que el título tuvo un sabor especial por habérselo ganado a la Academia en su propia casa, con quien se gestó una rivalidad especial en los últimos años.

El grupo de cumbia Play puso la cuota de música en la noche más esperada y se sumó a la media hora de fuegos artificiales, mientras los jugadores seguían con el ritual de los festejos. Hubo, incluso, quienes se animaron a hacer el avioncito , lanzándose desde el techo para que los atajaran los jugadores que estaban abajo. Al amanecer también cumplieron con otra costumbre: la tradicional tocata en la cancha, ya como campeones.

Pero, como si no hubiera alcanzado con lo vivido anteanoche, mañana continuarán las celebraciones en Don Torcuato, con un asado y una nueva fiesta.

Es que todo forma parte de algo que se está volviendo una sana costumbre. Para mantenerla, a modo de cábala, el Chino Pulido dejó en el aire su clásica frase: "Los esperamos el año que viene para repetir la foto de los campeones".

* Manasa puso en duda su continuidad

Juan Fernández Miranda, que se retiró con una lesión en la pierna derecha a los 37 minutos del segundo tiempo de la final, puso en duda su continuidad. "Puede haber sido mi último partido. Las lesiones no me vienen tratando bien, así que me voy a tomar el verano para ver qué hago", dijo Manasa .

Comentá la nota