A clases, sentados en el piso.

En el gremio docente dejan saber que faltan 51.000 sillas en la provincia. Los alumnos de la escuela Primaria Sarmiento no tienen bancos para los talleres de Informática y Plástica.
Los alumnos de la escuela Primaria Sarmiento atraviesan una dura realidad, común a muchos establecimientos educativos: no tienen sillas en los talleres para sentarse. De allí que los docentes buscan colchonetas y las distribuyen para que los alumnos puedan tomar nota, aunque en el piso.

UNO registró la situación a través de un mensaje de texto que llegó a la Redacción. Lo envió la mamá de uno de los alumnos, quien además dijo a este medio que todos los años falta algún mobiliario en la escuela. Ahora, la situación ya es preocupante.

Según comentaron los padres, el CGE suele llevarse las sillas y las mesas para arreglarlas, pero la sorpresa es que ese mobiliario nunca vuelve a la escuela y los chicos no tienen dónde sentarse.

Ayer a la mañana UNO intentó comunicarse con el establecimiento. La recepcionista confirmó que no había clases por tareas de desinfección.

Un pedido. La mamá que envió el mensaje solicitó una respuesta urgente por parte del gobierno. Ahora los chicos todavía soportan estar en el piso, pero se acerca el invierno y será aún más grave la situación.

Comentó que no hay bancos ni sillas en las horas de Informática y tampoco en los talleres de Plástica. “Es una vergüenza que no exista presupuesto para esto”, dijo con indignación la madre del chico.

En el gremio que nuclea a los docentes en Paraná (Agmer) informaron que la situación que vive la escuela de calle La Paz es común a la de otros establecimientos.

Alberto Díaz, secretario de Acción Social de Agmer Paraná, dijo que el gremio trabaja sobre un nuevo relevamiento. Aunque ya tienen los datos oficiales que envió el CGE. Estos indican que en la provincia faltan 25.000 mesas; 51.000 sillas; 1.200 pizarrones, 1.200 armarios y 1.200 bibliotecas. “Estos son los datos que envió la vocal del CGE de este año”, recalcó Díaz, dando cuenta de que la situación es bien conocida por los organismos oficiales.

Consultado sobre la existencia de un taller de reparación y confección de mobiliario para las escuelas en la provincia, Díaz dijo que no alcanza un taller para realizar el recambio de los muebles que se rompen a diario y describió que es imposible cubrir la demanda de toda la provincia con un solo taller. “Aquí lo que se necesita es la inversión urgente de las autoridades del gobierno provincial”, indicó.

Díaz mencionó que hay varias escuelas que tienen problemas por falta de inversión. No sólo faltan sillas, bancos y bibliotecas. Hay colegios que tienen que hacer una colecta entre los padres para juntar artículos de limpieza. “Reciben 75 pesos por mes para limpiar todo un edificio escolar de grandes dimensiones. Es imposible cubrir esa demanda”, puntualizó.

En Lomas del Mirador la semana pasada los chicos no tuvieron clases porque no había agua. “De 34 escuelas presupuestadas para la provincia el año pasado se hicieron cuatro”, dijo para dar cuenta de la situación caótica que se vive en la provincia respecto de la falta de infraestructura y mobiliario.

A la hora de dar ejemplos mencionó que en la escuela Nº 188, lindante con el Volcadero, los docentes suspendieron las clases hace pocos días por ratas, abejas y humo. La escuela de San Benito creó un turno intermedio para que los chicos puedan estar más cómodos, pero no hay docentes. En crespo, solicitaron 120 sillas y el gobierno envió 20. “Ni siquiera las llevó el CGE, tuvo que intervenir la Municipalidad para el traslado”.

Comentá la nota