Sin clases en Pilquiniyeu del Limay

Padres no quieren mandar a los chicos por problemas edilicios
VIEDMA (AV).- Los padres de los alumnos que asisten a la escuela albergue de Pilquiniyeu del Limay en el período septiembre-mayo se negaron a que sus hijos reanuden las clases después del breve receso de las fiestas de fin de año, producto de varias situaciones que denunciaron, relacionadas tanto con problemas en el edificio como en el aprovisionamiento de mercadería para que consuman los estudiantes del lugar.

Las clases están suspendidas y desde el Ministerio de Educación, donde aseguran haber tomado conocimiento del tema recién esta semana, adelantaron que a partir del lunes próximo una empresa privada de Jacobacci iniciará los trabajos de refacción necesarios para que el dictado pueda reiniciarse normalmente.

A través de referentes de la Unter que llegaron al paraje, los padres de la escuela hogar 120, informaron que a comienzo de año llegó una camioneta particular, con lona y tapada con cartones, en la que se transportaban los alimentos para la institución. Se devolvieron 10 kilos de carne vacuna en mal estado, con signos de que no se había respetado la cadena de frío, los pollos llegaron con vencimiento el 11 de enero, el queso cremoso no tenía fecha de vencimiento y entre la mercadería había 4 cajas chicas de caldos vencidos.

Ésa fue la gota que rebasó el vaso. Decidieron profundizar los reclamos, no solamente por los alimentos sino también por otras situaciones que se observan en el establecimiento. Solicitan, por ejemplo, arreglo en la red cloacal, "por el olor nauseabundo que ésta despide que se percibe en toda la escuela", renovación completa de la instalación eléctrica escolar, "ya que el precario estado en que se encuentra se transforma en una grave amenaza para la comunidad en general", reparación de azulejos en piletas y sanitarios, provisión de combustible (la escuela no cuenta con energía eléctrica las 24 horas y los paneles solares no funcionan por desgaste de baterías), condiciones de seguridad básicas para las aberturas del establecimiento. "Cansados de tantos reclamos nos vemos obligados a ser escuchados de una vez por todas y tener soluciones definitivas a problemas que vienen desde hace meses y algunos desde hace años", dijeron los padres vía un comunicado de prensa.

Por su parte, desde la Unter se informó que "el 4 de enero debieron empezar las clases lo cual fue imposible a causa de los problemas que ponen en riesgo la integridad física de las personas que concurren y viven allí.

Comentá la nota