Las clases empiezan con un paro docente y el Gobierno pedirá la conciliación.

El SUTE rechazó la propuesta salarial de la DGE, que va desde los 90 a los 180 pesos promedio de aumento. Hará una huelga el lunes, pero el Ejecutivo busca desactivarla.
Los docentes mendocinos acordaron no iniciar las clases el lunes al rechazar la oferta salarial ofrecida por el gobierno de Celso Jaque, que para los educadores significa aumentos salariales de 90 a 180 pesos, según la antigüedad y en algunos cargos directivos de 200 a 220 pesos, lo que calificaron de "insignificante".

Desde el Ejecutivo, al conocerse la decisión del plenario, se dispuso pedir a la Subsecretaría de Trabajo que llame hoy a conciliación obligatoria con el fin de volver a renegociar y retrotraer la situación al miércoles, lo que impediría a los trabajadores realizar el lunes la medida de fuerza. La acción oficial apunta a que se inicie el ciclo lectivo en forma normal, evitándose de esta forma repercusiones en el orden nacional.

El plenario docente, que dispuso las medidas de acción directa, sesionó con 478 delegados. A mano alzada dispuso para el lunes el paro por 24 horas además de una movilización para ese día, a partir de las 11, desde San Martín y Las Heras a la Casa de Gobierno. También los maestros aprobaron, como forma de reclamo, la presencia de los delegados del gremio con banderas y pancartas en todos los actos a los que concurra el gobernador Celso Jaque.

Además se declaró al plenario en sesión permanente a la espera de una contra -propuesta del Poder Ejecutivo.

Por otra parte los dirigentes docentes indicaron que, en la continuidad del plenario, la semana que viene podrían acordar la realización de una marcha de protesta en el Carrusel Vendimial, como ha ocurrido en años anteriores.

Lo único que aprobó el plenario fue la paritaria nacional que fijó un piso salarial para todo el país de 1.490 pesos y la aplicación del 82 por ciento móvil a los jubilados del sector.

Antes de decidirse la medida de fuerza, la feroz interna que existe en el SUTE quedó demostrada en la votación en la que 175 delegados votaron por llevar la propuesta oficial a consulta en las escuelas, mientras que 196, con una abstención, apuntó a la votación de medidas en el plenario lo que finalmente ocurrió.

La oferta

El Gobierno presentó la propuesta a la Subsecretaría de Trabajo, a través del delegado paritario de la Dirección General de Escuelas, Miguel Sotile, a las 11.45. En el escrito entregado en mesa de entrada del organismo se afirmó que "la propuesta responde a los pedidos de la representación gremial y avanza en la reestructuración salarial de la escala intentando superar las asimetrías existentes, con la incorporación de los celadores a la misma".

En el caso de los docentes se reconoce el salario mínimo docente nacional de 1.490 pesos, incluido el incentivo docente; se incrementa el estado docente en 80 pesos, en todos los grados del escalafón docente y en las horas cátedra. Pero además, según la propuesta oficial, se reestructura la escala de puntaje docente aumentando los puntos respectivos.

En el caso de los celadores se le asigna al salario básico puntos de la escala, por lo que la clase 1 equivaldrá a 587 puntos, la clase 3 a 599 puntos y la 4 a 605 puntos; además se incrementa el ítem convenio 2008 en cien pesos. Por último, el Gobierno rechaza la acusación del SUTE de la existencia de mala fe negocial.

En las primeras horas de la mañana y antes de que se trasladara a Buenos Aires, el ministro de Gobierno, Mario Adaro afirmó que "en el aumento propuesto a los docentes se hace un gran esfuerzo y que la propuesta es bastante superior a los 100 millones de pesos. No es simplemente un aumento sino que mejoramos la estructura salarial del docente primario", sostuvo Adaro.

En el plenario hubo muchas críticas a los sucesivos desplantes que -indicaron- había hecho el Gobierno. "Adaro no mejoró la propuesta nacional. El incremento es sólo del 6,7 por ciento, de acuerdo a los números de las simulaciones, lo que rechazamos terminantemente", sostuvo ayer al término del plenario el secretario general del SUTE, Eduardo Franchino,

"Fue una amarga sorpresa ya que esperaba una oferta más razonable. Veníamos hablando de un mínimo del 25 por ciento y lo que finalmente ofrecieron representa sólo poco más del 6 por ciento", insistió Franchino quien hizo responsable al Gobierno de que el lunes no comiencen las clases, ya que "con esta oferta lo único que hizo es dilatar la resolución del conflicto salarial".

Comentá la nota