Las clases comenzaron para pocos

Las clases comenzaron para pocos
Hubo una alta inasistencia de docentes, auxiliares y alumnos. Para el frente gremial, el acatamiento al paro fue del 98% en escuelas públicas y del 70% en establecimientos privados.

Las clases comenzaron ayer para pocos alumnos del sistema público en el partido de General Pueyrredon como consecuencia del paro convocado por el Frente Gremial Docente, que contó con un alto nivel de acatamiento en las escuelas de la ciudad, tanto provinciales como municipales.

En los casos de grados que sí tuvieron clases, los que faltaron fueron los alumnos, cuyos padres optaron por no enviarlos temerosos por el clima social que podría vivirse en la víspera, que sin embargo fue de extrema tranquilidad.

Diferente fue el panorama en el sector privado, donde la asistencia fue alta tanto de parte de estudiantes como de docentes, a pesar de que Sadop fue uno de los gremios que adhirió a la medida de fuerza.

Lo cierto es que las puertas cerradas y los carteles anunciando que no se dictaban clases por el paro docente fueron ayer el denominador común de la mayoría de las escuelas públicas marplatenses.

Aulas vacías o semivacías

Con tan sólo tres grados del turno mañana sin clases pero varios más durante la tarde, la escuela provincial número 6, de la calle Mitre y Gascón, fue probablemente la que más bajo nivel de acatamiento al paro tuvo en la ciudad.

Pero en este caso los que faltaron fueron los chicos. Así, una docente de un curso con 30 alumnos inscriptos dio clases para tan sólo 11 niños. Los motivos, según confiaron fuentes extraoficiales, fueron variados: en algunos casos los padres no se enteraron de que allí sí había clases -aunque un cartel lo informaba desde el viernes pasado- y en otros decidieron no enviarlos, temerosos por el contexto social en que se desarrollaría este primer día de clases.

La otra cara de la moneda la ofreció el resto de los establecimientos públicos, la mayoría de los cuales permaneció con sus puertas cerradas, con los miembros mínimos del cuerpo directivo en su interior.

En casi todos los casos la inactividad se explicó por la alta adhesión de los docentes al paro, aunque también hubo casos en que las clases no pudieron dictarse por la ausencia del personal no docente, a raíz del paro convocado por ATE.

Fue el caso de la escuela provincial número 27, ubicada en Garay al 1000. Los padres que concurrieron personalmente a este colegio para conocer la situación se encontraron con un panorama difícil de resumir en un cartel. Es que en el turno mañana no hubo clases, porque no había ni porteros ni docentes. A la tarde, en cambio, tampoco había maestros. Para hoy se esperaba que los auxiliares fueran, por lo que el turno mañana funcionaría normalmente. Por la tarde, dependería de si el paro docente continuaba o no -ver aparte-.

Puertas cerradas

En otras escuelas la situación se pudo zanjar más drásticamente. Fue el caso de la escuela provincial número 10 -de Entre Ríos y Avellaneda-, cuyo director Gustavo Azpiroz, ordenó poner un cartel anunciando: "Las clases comienzan el miércoles 4".

"Acá el 100% del personal docente adhirió al paro de 48% de la FEB, por eso no hay clases hasta el miércoles", dijo a LA CAPITAL Azpiroz, quien junto a su vicedirectora y dos auxiliares de secretaría se cansó de explicar la situación a los padres que concurrieron personalmente a la escuela o llamaron por teléfono. "Esto parece un programa televisivo de llamadas: no para de sonar" bromearon los docentes mientras mantenían la línea desconectada algunos minutos para atender a este medio.

En la escuela 31, de España y San Lorenzo, también se cortó por lo sano. Un cartel anunció que "todo el personal adhiere al paro lunes y martes" por lo que, también allí, las clases recién comenzarán mañana.

En las escuelas municipales el panorama no fue diferente. En la escuela municipal número 13, "Eva Perón", del barrio Las Lilas, las puertas permanecieron cerradas desde primera hora de la mañana.

Privados y mesas

En los colegios privados, en cambio, el panorama fue el opuesto. La gran mayoría abrió sus puertas y contó con un nivel de asistencia casi perfecto, tanto de docentes como de alumnos. Fue el caso de colegios como el Atlántico del Sud -CADS-, Idra y Day School y los institutos Albert Einstein y Albert Schweitzer, entre otros.

"En los colegios privados que no están subsidiados la situación es diferente porque los directivos suelen dar la orden de recibir a los chicos aún si el docente falta", relató un padre conocedor del tema, quien aclaró que "en los que están subsidiados puede haber paro, porque a los docentes el sueldo se los paga el Estado provincial".

En lo que hace al sector público, otra consecuencia de la medida de fuerza de la víspera fue la postergación de las mesas de exámenes de numerosas escuelas secundarias. Así lo reflejó un cartel colocado en la ES 17, que informó a sus estudiantes que los exámenes que debían tomarse ayer se pasaban para el próximo lunes, a raíz del paro.

Comentá la nota