Las clases altas sufren más la suba de precios

En el último año, la inflación pegó más fuerte en los sectores medios y altos de la población debido al mayor peso del sector servicios en la estructura de gastos de estos hogares.
Según los cálculos de la consultora Economía & Regiones, entre junio del 2008 y junio del 2009- los precios minoristas acumularon una suba del 14,5%. Sin embargo, en los sectores de ingresos medios, ese dato se elevó al 14,8% y en los altos, al 15,4%. Mientras que, el índice de precios para los hogares indigentes y pobres (primer y segundo quintil) los bienes -y más específicamente los alimentos- tienen una importancia relativa mucho mayor. "Por lo tanto, dado que estos últimos presentan incrementos de precios (anuales) menores a los servicios, es lógico pensar que la inflación correspondiente a los estratos sociales más bajos sea menor a la de las clases altas y medias", explicó Mario Sotuyo, economista de la consultora.

Según el analista, la divergencia en el impacto social de la inflación responde no sólo a las políticas oficiales, sino también al impacto de la crisis internacional en la relación de precios entre transables y no transables: "Concretamente, el capítulo de alimentos y bebidas estuvo en la mira del Gobierno y la política antiinflacionaria se limitó a intervenir en el mercado y a frenar los aumentos de muchos alimentos importantes de la dieta. Además, la reducción del precio internacional de los alimentos y commodities por la crisis hizo que la inflación interanual en estos bienes resultara menor al resto".

Comentá la nota