La clase 91 quedará fuera del padrón electoral.

La clase 91 quedará fuera del padrón electoral.
La fecha prevista para el cierre del registro con el que se regirán los comicios del 28 de junio desató una polémica entre constitucionalistas. Según algunos abogados, se coartan las garantías de los más jóvenes. Otros, en cambio, consideran que no se cercenan derechos.
"Cumplís 18. Ya podés votar", decían los mayores, cuando uno alcanzaba esa edad. Y si la elección iba a celebrarse durante ese año, la charla se prolongaba: "¿tenés pensado por quién?". "No vayás a votar en blanco, ¿eh?". "Esta familia tiene tradición peronista (o radical, o lo que fuese)".

Sin embargo, quienes hayan cumplido 18 años entre el 1 de enero y el 28 de junio no podrán estrenarse en el deber cívico durante los próximos comicios. La ley de adelantamiento de las elecciones -sancionada el jueves por el Senado y el miércoles anterior por Diputados- fija el 30 de diciembre de 2008 como fecha de cierre del registro de electores (padrones). En otras palabras: los nacidos el 31 de diciembre de 1990 y toda la clase 1991 quedarán fuera. Aún no se conoce el número de los que no podrán debutar en las urnas el 28 de junio, pero el tema ya generó discusiones entre constitucionalistas.

Algunos expertos de esta rama del Derecho sostienen que, con la implementación de esta norma, se conculcan derechos constitucionales de los ciudadanos que, habiendo cumplido con el requisito etario, no podrán sufragar. Por ende, conjeturan que habrá acciones de inconstitucionalidad (contra la ley que dispone el adelantamiento), impulsadas por quienes consideren que la norma vulnera sus derechos. Otros abogados, los menos, afirman que, al prescribirse la posibilidad de que estos jóvenes puedan solicitar a un juez federal que los agregue al padrón, ningún derecho se vería afectado.

El debate fue provocado por una carta del lector Carlos Duguech que LA GACETA publicó el miércoles 18. Aseguraba que le hubiese entusiasmado ser uno de lo jóvenes con posibilidades de sufragar por primera vez. En tono crítico, agregaba que hoy, lamentablemente, habría sentido que la excitación por ejercer ese deber cívico era echada por tierra por el Poder Ejecutivo nacional.

El lector dividía el problema en dos. Por un lado, advertía que quienes cumplan 18 años antes del 28 de junio quedarán fuera del padrón. Por otro, reprochaba que a quienes cumplirán esa edad después del 28 de junio, pero antes del 25 de octubre, también se les cercenará el derecho al voto, que sí habrían podido ejercer si la elección hubiese sido en octubre.

El debate está abierto y corre paralelo a los plazos que prescribe la nueva ley, que está vigente desde el viernes, a partir de su publicación en el Boletín Oficial.

Gilda Pedicone de Valls: "No se afectarán derechos civiles"

"La Ley que estableció el adelantamiento de la elección nacional y, consecuentemente, el cierre de los padrones el 28 de diciembre de 2008, prevé un límite hasta el 29 de abril para presentar quejas por la falta de inclusión en este listado de algún ciudadano. Por lo tanto, no habrá afectación de los derechos políticos (activos ni pasivos) de votantes o de candidatos que hasta el 29 de abril del corriente pudieran exigir ser incluidos en el padrón, ya sea por haber cumplido la edad de 18 años en ese período, o por haber cambiado de domicilio que los habilitara a votar o a ser candidatos en una mesa o distrito distintos a los que figuran en los padrones ya cerrados".

Benito Carlos Garzón: "Perjudicará a miles de jóvenes"

"A miles de jóvenes se les privará del derecho político por excelencia: la facultad-deber de elegir y de legitimar con su voto a los futuros legisladores nacionales. El daño a la base esencial del sistema democrático es enorme. El derecho conculcado tiene origen en la Carta Magna, en las leyes electorales, y en tratados internacionales con jerarquía constitucional, como el Pacto de San José de Costa Rica. Se perjudicará a la juventud que demostró deseos de participación y de renovación de las vetustas instituciones partidarias que nos llevaron a esta situación donde está en juego el futuro de la República en una gravísima coyuntura nacional e internacional".

Luis Iriarte: "La ley desconoce la Constitución"

"Este proyecto tiene una fundamentación insostenible. La crisis internacional no puede invocarse para cambiar reglas, afectando derechos de ciudadanos que hayan cumplido 18 años hasta junio de 2009, que no podrán votar por su exclusión de los padrones. Se afecta la soberanía popular, y el sufragio universal y obligatorio. Esta ley desconoce la directriz constitucional que exige elegir representantes en un tiempo acotado al vencimiento de los mandatos que se renuevan. Marginar miles de jóvenes que podrían votar en octubre lesiona el principio democrático y el de la igualdad de oportunidades electorales. Estos jóvenes están legitimados para cuestionar esta ley".

Rodolfo Burgos: "Habrá planteos ante la Justicia"

"La decisión de adelantar los comicios afectará el derecho al sufragio de un gran número de jóvenes-clase 1991. Esto acarreará planteos judiciales en los que se reclamará la inconstitucionalidad de la decisión. Si la normalidad fuera la regla, todos los nacidos hasta el 25 de octubre habrían podido votar; hoy lo harán sólo los que cumplieron los 18 años hasta el 30 de diciembre de 2008 o los que pidan su inclusión en el padrón ante el juez federal hasta antes del 29 de abril. Las reglas que configuran el régimen electoral nunca deben ser resueltas por una de las partes sino que deben ser precedidas por un amplio acuerdo que involucre a la oposición".

Comentá la nota