"La clase política le ha dado muy poco a Veinticinco de Mayo"

Abogado, fue concejal peronista entre 1985 y 1989. Hace años retirado de la política partidaria y la militancia, superados los comicios legislativos de 2009 decidió comenzar a mantener reuniones con dirigentes justicialistas, de otras extracciones políticas e independientes, a fin de crear un grupo que se proponga para gobernar 25 de Mayo en 2011. Cree que ninguna fuerza sola podrá cambiar la realidad del distrito y el país.
Gustavo Farina estuvo en La Mañana, sobre el cierre del año, y vertió interesantes conceptos al encenderse el grabador.

Lidera desde hace dos meses reuniones con justicialistas de siempre, referentes de partidos cercanos al PJ e incluso independientes. ¿Por qué esta decisión de volver activamente a la vida política y el deseo de candidatearse a intendente?

Me he decidido porque la clase política le ha dado muy poco a 25 de Mayo, donde llevo 28 años de ejercicio profesional y 29 como ciudadano por adopción.

De lo hecho por gobernantes poco podemos rescatar. Desde el retorno de la democracia, los dos primeros años de (Oscar) Estévez fueron muy buenos, ayudado por la energía social y política existente por el triunfo de (Raúl) Alfonsín, el tener el gobernador (Alejandro Armendáriz) de un mismo color político… todo favoreció mucho a 25 de Mayo. Los otros dos años, encontrándome yo desde el 85 en el HCD, fueron bastante malos.

Rescato los dos primeros años de (Miguel) Di Salvo, porque el Gobierno bonaerense tenía mucho dinero; recuerdo particularmente el Fondo del Conurbano que (Eduardo) Duhalde le impuso como condición a (Carlos) Menem para aceptar la candidatura. Eso le permitió a Duhalde disponer de un millón y medio de dólares por día, más la sideral cantidad de dólares por la privatización de ESEBA. La provincia se hizo de una suma fabulosa… cómo gastó ese dinero ¡es otro tema!

Esas circunstancias beneficiaron al gobierno de Di Salvo y a todos los veinticinqueños. Se hicieron un montón de cosas. Después podrá hablarse de cómo se contrataban las obras, si eran transparentes o no, si el gasto era excesivo o no. La gestión de Duhalde en ese aspecto dejó mucho que desear, no fue muy cristalina.

De todas formas, rescato esos primeros dos o tres años de Di Salvo, no los restantes, y también el interinato de (Rubén) Iturria, que con muy poco tiempo y cero recursos administrativamente puso las cuestiones en caja y disciplinó las cuestiones públicas.

Los 10 años de (Mariano) Grau, lo digo sinceramente y con la subjetividad de quien tiene determinada filiación política, no fue nada bueno. Se hizo muy poco por 25 de Mayo y los escasos recursos se asignaron en algunos casos discrecionalmente y en otros mal. Le dejan a (Victoria) Borrego una herencia nada buena, pero tengo fe que ordenará la administración. Por supuesto, no puede vociferar demasiado porque formó parte de la administración, pero no dudo que impondrá orden, tan necesario en la comuna.

Algunos políticos cuestionan que Borrego es "muy técnica" y quizá no pueda manejar asuntos que requieren de lo que comúnmente llaman "cintura política"

Victoria tiene una clara filiación política. Porque tenga un perfil técnico más definido no hay que ningunearla, ¡al contrario, bienvenido sea un perfil técnico y una férrea concepción política! Es la conjunción ideal.

Eduardo Duhalde lanzó su candidatura a presidente. Usted, en un justicialismo desperdigado en 25 de Mayo, buscará ser intendente. ¿No son anuncios prematuros, inoportunos a casi dos años de las elecciones?

Las candidaturas nunca son oportunas, por lo menos para algún sector de la sociedad. Si largas temprano dicen que te anticipas, si lo haces sobre la contienda electoral te dicen oportunista. ¡Siempre habrá alguien que te criticará por todo!

Elegí este momento porque me pareció el ideal para anunciarle a mis compañeros que tengo intención y vocación para hacer por 25 de Mayo algo más de lo que se ha realizado hasta ahora. Estoy muy gratificado por lo que la comunidad me ha dado y dedicaré el tiempo y pondré las ganas para mostrar que se pueden hacer muchas cosas con un buen gobierno.

¿Por qué ahora, tras años de no buscar ni siquiera ser concejal tras 8 años en una banca, entre el 83 y el 89?

Porque es mi momento, tras dedicarme intensamente a mi profesión. A esta altura de mi vida no tengo intenciones de comenzar a andar una "carrera política", no quiero estar cuatro años para pensar qué hago después, sino demostrar que puede gobernarse con un criterio mucho más amplio, plural, convocando a gente que tiene vocación para hacer algo por el distrito. Mi objetivo es demostrar que se puede y, tras cuatro años, retomar mi actividad como abogado. El gobernante debe trabajar mucho, bien y pasar rápido por la función.

La concepción de la ciudadanía en general sobre los políticos no es la mejor y, la verdad, muchos acontecimientos le dan la razón. Campañas agresivas, con contenidos superficiales, pocas ideas y, por si fuera poco, ataques también en ámbitos legislativos, como ha sucedido en los últimos tiempos en el Concejo Deliberante de 25 de Mayo.

El HCD ha tenido concejales de muy buen nivel y otros por ahí no malos pero que no llegaron con mucha convicción. Hubo concejales del radicalismo y el justicialismo excepcionales. Por ejemplo, Mario Montecchia ha sido muy bueno y el Deliberativo lamentará su ausencia. Dicho esto, advierto que en el Concejo de los últimos tiempos hubo un nivel de agresividad gratuito, que ha sido autodestructivo, un nivel de debate excesivamente violento y que en muchos casos ha incursionado en cuestiones. Eso hace que el concepto de la gente decaiga.

No ocurrió porque no haya habido gente capacitada, pero sucedió y el HCD en los dos últimos periodos no ha dado el ejemplo más saludable.

Al justicialismo de 25 de Mayo, ¿cómo lo ve? ¿Podrá unirse ante tantas líneas que vienen colisionando ya hace años?

Como pasó en otras épocas, hay distintos matices del justicialismo. En el ´85 hubo una alianza con la Democracia Cristiana y a nadie se le hubiese ocurrido decir que eso no era peronismo. Sin embargo, se dio esa situación. Un peronismo orgánico, institucional, oficial, y por otro lado estábamos nosotros con lo que se llamó Renovación Peronista, que algunos habrá defraudado más o menos pero era la realidad política de ese momento.

Hoy se da algo parecido. Algunos descalifican a otros sectores, cuando no sé hasta que punto un grupo puede afirmar que lo otro no es peronismo.

Hay distintos sectores con nivel de fragmentación, y puede gustar o no, pero es el mapa político existente, en la Provincia particularmente. El tema es cómo nos insertamos.

Si no lo hacen, en 25 de Mayo corren serio riesgo de seguir perdiendo elecciones.

El peronismo todo es suficiente para afrontar una elección, pero con lo que debe hacerse por 25 de Mayo el PJ no alcanza. Se necesita consenso para sacar al distrito de la decadencia y encausarlo en un proceso productivo.

El distrito tiene un potencial enorme no aprovechado. No me gusta comparar, pero a otras comunas en las mismas circunstancias les ha ido mejor. Por eso, en algo ha fallado la dirigencia política, la empresarial, los sectores de la producción, del consumo. Porque, ¡no le podemos echar la culpa sólo al gobierno! ¡Fallamos todos! No supimos aprovechar todo el potencial de 25 de Mayo y para eso suceda hace falta una generosidad política enorme. Como decía, no alcanza con el peronismo o el radicalismo, u otras fuerzas, por separado. Solos no se puede hacer nada, hay que convocar a gente, nos guste o no su cara, si está capacitada y tiene ganas.

Hoy está el peronismo de Duhalde, De Narváez, Kirchner, Rodríguez Saá… ¿De cuál está más cerca?

Y hay otros dirigentes. Hay gobernadores con talento, experiencia política, que pueden llegar a convocar movimiento importante desde el punto de vista del justicialismo y nos darán una sorpresa. No sólo gobernadores, también ex gobernadores como el caso de Reutemann, Romero, Rodríguez Saá, un montón de personas con vocación de un país federal.

Debe dejarse de pensar el país y el peronismo desde la provincia de Buenos Aires. ¡Eso nos lleva al fracaso! Duhalde tiene mucho talento político, debe respetarse lo que hizo y criticarse lo que hizo mal, porque realmente hizo mucho mal. Su forma de concebir la política durante su período como gobernador fue poco democrático… cuando veo que se queja de su invento, olvida que están aplicándole de su propia medicina.

Tuvo muchas cosas parecidas al Néstor Kirchner de hoy.

Seguro. Hay que fortalecer nuestras convicciones democráticas, la condición de un país federal y republicano. Mucha gente del interior tiene muchísimo que aportar y enseñarle al país. Si pensamos el peronismo sólo a partir de Duhalde o de Kirchner estamos mal.

Hay esperanza que mucha gente emita opinión y busque consenso en el PJ. Duhalde tiene gran experimentada, ha pasado por todos los estamentos de la política partidaria e institucional, y está muy capacitado. Pero, no podemos acotar nuestra visión política a Duhalde, a De Narváez, que son dirigentes de peso específico.

En los meses que se avecinan veremos un movimiento importante del interior, de sectores haciendo oír su reclamo, sobre todo dado que las provincias están siendo subyugadas al poder central, y que el manejo de las finanzas públicas no sólo sirve para disciplinar a un gobernador, intendente o concejal, sino para someter a comunidades enteras. Es un mecanismo perverso.

Aniquilar al federalismo ha sido un error gravísimo del gobierno de Kirchner. Uno puede aplaudir cosas que hizo bien y cuestionar otras, pero aniquilar al federalismo es el cargo más severo que hago a este gobierno, porque se vulnera la democracia, deteriora la calidad institucional. Debemos preservar los valores republicanos, porque sino no hay una opinión válida de la gente del interior.

Ahora hay un férreo compromiso de distintas fuerzas políticas de fortalecer el federalismo, y ante el proceso de descentralización de los recursos, que no sólo se le atribuye a la actual administración, pero ésta lo ha incentivado en grado sumo.

Es tan grave la situación de las provincias y tan duro el régimen en cada una, que con la renovación parlamentaria no debe descartarse un acuerdo de todas las fuerzas tendientes a fortalecer al federalismo. Hay un gran movimiento incipiente en ese sentido.

¿Podrán lograr el objetivo los legisladores ante un Ejecutivo autoritario?

Se llegó a tal nivel de degradación institucional que es posible esa unión. Hay dirigentes de mucho prestigio, repárese nomás en algunos radicales como Sanz o Morales, con prestigio bien ganado, que están acercándose al peronismo porque comprendieron que en determinadas cuestiones debe haber un común denominador en defensa de los intereses del país federal, porque al momento de asignar recursos la Nación sigue teniendo un poder fabuloso que en definitiva conspira contra la calidad institucional.

¿Cómo sigue el armado político que está realizando usted y el grupo que está manteniendo reuniones periódicas en 25 de Mayo? ¿Cómo piensan lograr la adhesión de peronistas?

A los peronistas los convocamos como estamos haciéndolo, hablando uno a uno, con los que nos quieren y con los que no, algunos con los que dialogamos muchas veces y con otros con quienes lo hacemos por primera vez, para ver si tenemos coincidencias sustanciales.

Partimos de un diagnóstico: 25 de Mayo no está bien. Tenemos posibilidades enormes de salir , pero con la forma de hacer política tradicional que hemos tenido hasta ahora, es decir entrar a los codazos en una interna para poder posicionarnos dentro del partido y luego ganar… ¡así no haremos nada!

Necesitamos de generosidad y ganas. Por eso estamos hablando con los peronistas y con los no peronistas, para ver si coincidimos en estas tres ideas básicas para que 25 de Mayo se ponga de pie y empiece a caminar.

Necesitamos de un mecanismo de aglutinación política que hasta ahora no se ha usado nunca. Si pensamos sólo en el peronismo, sólo en el radicalismo o en la Coalición Cívica, estamos perdidos no podremos construir para 25 de Mayo. Debemos pensar en todo eso junto, sabiendo del gran talento que hay en comerciantes, industriales, profesionales, trabajadores.

25 de Mayo tiene gente con mucha iniciativa y hay que nuclearla. Si lo logramos, no dudo que saldremos adelante.

Lo primero a aprender es que la política no es una carrera en la que venimos para salvarnos, con quienes piensen de manera no encararé ningún proyecto. Tengo la convicción clara sobre cómo pasar y desaparecer lo más rápido posible del gobierno dejando huellas en lo posible imborrables.

Ese es mi objetivo. Hace 30 años atrás hubiera dicho otra cosa, veía las cosas de otra manera. Hoy sé que con consenso, ganas e ideas se puede, por eso estamos haciendo una convocatoria a trabajar por 25 de Mayo que no se agota en el peronismo.

Comentá la nota