La clase media sentirá más las subas previstas en los servicios

Los economistas coinciden en que este año la inflación será inferior a la de 2008, aunque igual habrá incrementos notables que rondarían el 15%.
Según los analistas la gran diferencia en la inflación versión 2009 radicará en los afectados, ya que mientras el incremento de los alimentos vació los bolsillos de las clases más bajas, el impacto más fuerte lo sienten hoy las clases medias, principales demandantes de servicios privados.

“Si tuviera la posibilidad de hacer una proyección de la inflación por sectores, en cuanto al efecto que tendrán los ajustes en término de poder adquisitivo, el más significativo será en los segmentos de ingresos medio no asalariados o fuera de convenio, que tienen menor poder de negociación salarial”, comentaron en la consultora Evaluecon.

Los economistas coinciden en que este año la inflación será inferior a la de 2008, que superó el 25%, aunque igual habrá incrementos notables que rondarían el 15%. En este escenario, respaldan la teoría de que los servicios ayudarán a elevar el índice, porque con una demanda más fría los precios de otros bienes comienzan a estancarse.

Para los economistas del Centro de Investigaciones Económicas de la UNCuyo, los precios de los bienes transables no van a aumentar, tal es el caso de la indumentaria. Incluso, se verán bajas, como sucedió en el mercado turístico. “La capacidad para trasladar a precios hoy es acotada”, comentaron.

Del mismo modo, los analistas del Fiel remarcaron que, en términos de inflación, se espera un impacto inicial muy fuerte por estos anuncios pero luego se irán moderando con el correr de los meses. “La desaceleración de la inflación vendrá sobre todo por la caída de alimentos o estabilidad, y por la caída de algunos bienes durables, efecto de la recesión”, advirtieron.

De todos modos, consideraron que estos reajustes en los servicios hace que la previsión que se tenía sobre inflación tenga que ser revisada hacia arriba.

En tanto, desde el estudio Valor explicaron que “el aumento de tarifas repercute en bolsillo de la gente, pero la política fiscal contracíclica con la idea de reducir subsidios genera lo contrario y la inflación tenderá a equipararse en un contexto de enfriamiento de la economía y caída de consumo que genera una desaceleración en el aumento de precios. Es decir, hay reducción de subsidios y reducción de gastos en la misma medida”.

Comentá la nota