Claromecó: la venta de lotes, al Concejo

Carlos Sánchez transmitió su intención a concejales de los distintos bloques. Serán 36 terrenos con los que se piensa obtener cerca de un millón de pesos. Y con eso se pondrá en funcionamiento el hospitalito
Ayer, el intendente Carlos Sánchez planteó al Concejo Deliberante la intención de vender terrenos de propiedad municipal en Claromecó, con el fin de concluir la construcción del hospitalito en esa localidad.

Es que esa obra se iba a hacer en gran parte con fondos provenientes de la Provincia, porque incluso el proyecto fue hecho por el Ministerio de Salud bonaerense, pero hace tiempo largo que no hay aportes ni los habrá, atento la situación que atraviesan las arcas de Scioli.

Sánchez quiere continuar la obra, con una razón básica y fundamental en primer término que es evitar el deterioro de lo construido, y además brindar una mejor atención en salud en la localidad. Y como el municipio no tiene recursos, pretende vender una serie de terrenos que podrían darle algo así como un millón de pesos, cifra que posibilitaría poner en funcionamiento el hospitalito.

El intendente ha tomado la experiencia de los terrenos vendidos para construir la terminal de ómnibus, y quiere imitarla en este caso, pero la iniciativa aparece con dificultades de llevarse adelante porque ya la oposición dio algunas muestras negativas, cuestión bastante común.

Por caso se le dijo al intendente que dejara sin efecto la construcción de la terminal de ómnibus y usara esos fondos para el hospitalito, pero el intendente entiende que esos terrenos no brindan ninguna utilidad y sería beneficioso que sean un aporte a la obra y así tener las dos.

Detalles

El intendente comentó que en principio los fomentistas de Claromecó y Dunamar estaban de acuerdo, pero que luego revirtieron su posición cuando se supo el detalle de los terrenos a vender, y que el caso se mediatizó totalmente antes de que él pudiera llegar al Concejo como lo hizo ayer.

Explicó que este es el primer módulo de cinco que contiene el proyecto del hospitalito, que luego se puede ir ampliando en la medida de las necesidades, pero que lo que se pretende concluir será atendido con el mismo personal existente, porque sólo ofrece mejores comodidades que la sala actual, con una sala de espera, cinco consultorios, uno de ellos para odontología, un sector de administración y demás dependencias, pero que no requiere más gastos en la atención que los actuales.

Sánchez dijo que terminar la construcción demandaría unos 750.000 pesos, a lo que se deberían sumar otros 200.000 pesos de equipamiento y con eso comenzaría a funcionar.

En cuanto a los terrenos que se pretenden vender, detalló que en total serían unos 36 lotes, con los cuales se estima recaudar cerca del millón de pesos.

La mayoría de esos terrenos están ubicados en Claromecó, entre las calles 42, 44, 37 y 39 estarían buena parte; otro amplio en 19 y 36; más dos en la calle 9, donde a su vez se dejarán otros tantos para la construcción de un SUM y una biblioteca para el Instituto Secundario.

En Dunamar, también se le dejaría uno a la Sociedad de Fomento de los tres que quedan en el sector donde construyeron la sede en terrenos cedidos por el municipio, por lo cual serían otros dos; además hay otros tres que habían sido destinados a la construcción de un destacamento policial, pero no es viable según el Ministerio de Seguridad; y unos cuatro más que incluso han sido objeto de un intento de usurpación, a tal punto que habrían llegado a alambrarlos.

Esta situación planteada, y que los demás terrenos que se pretenden vender no están dando utilidad alguna, sumado que en casos el intendente sostuvo que impiden el avance inmobiliario de un importante sector en la zona de La Reserva, son los argumentos más fuertes que exhibe el Ejecutivo al momento de plantear al Concejo Deliberante la intención de venta, además de la lógica necesidad de concluir el hospitalito, que en definitiva deberá autorizar el cuerpo.

Comentá la nota