"En Claromecó el turista pide orden, limpieza y mejor asfalto"

El empresario hizo referencia a las opiniones recogidas en el hotel que pertenece a su familia. Sostuvo que "tenemos que pensar que en definitiva esto es una industria y hay que explotarla como tal"
José Mario Gastelú señaló en una entrevista con este diario, a partir de la opinión de los turistas en el Hotel Aiten.có, que en Claromecó hace falta orden, limpieza y asfalto en buenas condiciones al menos en las calles céntricas de la localidad. También sostuvo que "quedó nulo" el proyecto de incorporar el predio de la Escuela 11 y construir el establecimiento en otro lugar, así como realizó un análisis de alternativas que podrían contribuir en un desarrollo turístico.

Tercera temporada

El empresario fue consultado en primer término sobre la tercera temporada del Hotel Aiten.có, que nuevamente mantendrá sus puertas abiertas hasta Semana Santa. Señaló que "en noviembre o diciembre veíamos una situación bastante complicada por las circunstancias económicas y también debido a que para esa fecha del año anterior lo que era enero prácticamente lo teníamos todo reservado". En cambio, en 2008 las reservas para enero se empezaron a realizar entre el 10 y el 15 de diciembre; "muchos optaron por permanecer períodos más cortos, no quince días sino diez o una semana. Sí sucedió que, por ejemplo, clientes que vinieron a principios de año se hicieron otra escapadita sobre fines de febrero a pasar tres o cuatro días".

Destacó la cantidad de turistas provenientes de Coronel Pringles, Coronel Suárez, Bahía Blanca, y lugares más lejanos como Mendoza o Córdoba. Esto marcó una diferencia con la temporada 2007/2008, cuando "recibimos mucha gente de Buenos Aires".

Aiten.có incorporó nuevos servicios como la pileta climatizada, el sauna y el gimnasio, junto con la cochera. Según explicó, "obedecen un poco a los comentarios que habíamos recibido, que sería muy bueno para el hotel contar con estas propuestas. Quienes ya habían venido en otras oportunidades se vieron sorprendidos, se sintieron muy conformes y tranquilos porque también pudieron aprovechar los días feos".

En similar sentido, señaló igualmente que "uno de los motivos que nos impulsó a agregar estos servicios fue extender los meses de trabajo. Vamos a esperar la respuesta, aunque tenemos en claro que no es un año para tomar en consideración, realmente hasta que la situación económica no se encamine otra vez va a ser difícil tener una medida o un parámetro".

Para mejorar

Al expresar su opinión sobre las condiciones generales que presentó Claromecó en el verano, manifestó que "esto que voy a comentar por ahí a mucha gente no le va a gustar. Ahora que estamos atendiendo al turista recibimos las quejas y más allá que te das cuenta de lo que pasa en Claromecó, se pone aún más de manifiesto cuando ellos te lo reclaman".

Puntualizó que "la mayoría de los turistas se quejó por el estado de las calles y las veredas, por la suciedad que hay en el centro, en las calles con piedras, toscas, pozos. La gente no se preocupa por limpiar los terrenos, es un punto importante, y falta mejor iluminación en el centro".

También afirmó que "todo el mundo te exige a gritos, por decirlo de alguna forma, el asfalto en la avenida Costanera para los días de lluvia y los días de mucho viento, sobre todo en la zona céntrica donde les gustaría salir a caminar. Dicen que es una pena que teniendo una costanera tan linda no se pueda disfrutar con una buena vereda y con asfalto". En este contexto, opinó que "el turista, de lo que vive Claromecó, se queja. A quien tenemos que hacer sentir bien es al turismo; tenemos que pensar que esto en definitiva es una industria y hay que explotarla como tal; mientras nosotros nos debatimos pensando a ver si queremos tierra o asfalto, están tomando otros caminos y dejan Claromecó. Sería un tema para reflexionar".

Como aspectos básicos enumeró "orden, limpieza y mejor asfalto, sin pozos, para que todos puedan transitar. No descubrimos nada al decir que en el centro de Claromecó las principales arterias están destrozadas. La única calle viable y transitable, de las que tienen asfalto, es la avenida 26; después podemos encontrar alguna cuadra de las nuevas, que se hicieron últimamente, que están en buen estado".

Gastelú pidió que "todos tomen conciencia de la manera en que deben estar las veredas, sobre todo en la Costanera. Hay espacios que los han declarado como lugar histórico pero no se molestan en hacerles la vereda, en la avenida 26 y la costanera uno tiene que caminar por la calle porque no podés transitar por la vereda. Me pregunto, esas personas que siempre se están fijando objetivos por Claromecó porque no dan el ejemplo primero".

Residuos cloacales

El concejal Francisco Couso propuso en enero último crear una planta de tratamiento de residuos cloacales, oportunidad en la cual denunció que los camiones atmosféricos descargan en el basural, en cercanías del arroyo. Gastelú tomó conocimiento del proyecto a través de la LA VOZ DEL PUEBLO; "lo leí en el diario y me parece interesante. Si hay un proyecto que se analice, se profundice; es fantástico que se apunte a tener un lugar donde haya recipiente de todos estos residuos y después se puedan transportar a la planta depuradora más cercana".

En su análisis, observó que "se debe entender que el arroyo es también un atractivo turístico. Yo lo he manifestado muchísimas veces que tanto de un margen o del otro margen del arroyo tendría que disponerse de una senda peatonal y para andar en bicicleta desde la salida al mar hasta la tercera cascada tranquilamente, con un puente colgante al final del curso y que sirva justamente para los días que está feo porque ese paisaje es hermoso. Entonces mucha gente podría andar caminando o en bicicleta por esa zona".

Escuela 11: un proyecto descartado

José Mario Gastelú expresó que la iniciativa de adquirir el predio donde se encuentra la Escuela 11 y construir una sede nueva para la entidad en otro lugar de Claromecó ha sido descartada.

"Es un proyecto que quedó nulo a raíz de distintas manifestaciones", dijo. Sobre los motivos de esta determinación, sostuvo que "nuestra familia decidió no entrar en polémicas con nadie, ni con gente de Claromecó ni con gente de Tres Arroyos. Así que eso quedó en la nada".

Comentá la nota