Clarín en Venezuela: la inseguridad, eje de la campaña electoral opositora

El tema se coló en los discursos, con un alto efecto emocional en el electorado. El próximo domingo se eligen22 gobernadores y 328 intendentes en todo el país.
La inseguridad ha trepado al tope de las agendas opositoras para las elecciones venezolanas del domingo, cuando se elegirán 22 gobernadores y 328 intendentes en todo el país.

"Un gobierno que permite que se asesinen 15.000 personas al año no puede llamarse a sí mismo socialista", dice a Clarín Henrique Capriles Radonsky, candidato a gobernador del estado de Miranda, un opulento y poblado estado del oriente venezolano ahora gobernado por el chavista Diosdado Cabello.

Como en otros países, también en Venezuela la inseguridad se coló no tanto en los programas como en los discursos opositores, especialmente de partidos de derecha. Robos, crímenes, secuestros exprés, como se sabe, son temas de muy compleja resolución, muy difíciles de mensurar en su real dimensión y con un gran efecto emocional sobre el electorado.

"El gobierno dice que el delito ha bajado y yo creo que dice la verdad, pero lo que pasa es que ahora se incrementó la cifra en negro. Como hay impunidad nadie va a declarar que le robaron el reloj o el anillo", dice a esta enviada otro candidato opositor, Stalin González, un joven que saltó a la fama el año pasado porque lideraba las manifestaciones antichavistas contra la reforma constitucional. González, llamado "Stalin" por su padre militante marxista leninista, ahora se postula al cargo de alcalde de un distrito de Caracas.

¿Cómo fue el salto de líder estudiantil a alcalde?, le preguntó Clarín

"Cosas de la política. Estamos acá porque queremos cambios. Soy vicepresidente del partido Un Nuevo Tiempo, en Caracas, algo similar a la Acción Democrática... pero, ojo, yo soy de izquierda", dice sonriendo con su bigotito a lo Clark Gable, frente a la expresión cada vez más confundida de la periodista.

Las cifras de inseguridad que manejan los candidatos parecen exageradas si se tienen en cuenta las presentadas a fines de octubre, en la reunión de los ministros de Seguridad Pública de los 34 países de la OEA. Según el Centro de Paz y Derechos Humanos, en Venezuela hubo menos de 10.000 homicidios en 2007, mientras que ese mismo año se registraron en Colombia 16.318.

El otro gran tema de la oposición es el modelo político y económico para Venezuela. Es interesante ver cómo hay una nueva generación de opositores, mucho más laxa en sus definiciones políticas, que escapa a los encasillamientos y que presenta sus opciones sin confrontar directamente con sus rivales.

Estos candidatos "sub 40" como Stalin González o Henrique Capriles Radonsky, pertenecientes a organizaciones de derecha como Un Tiempo Nuevo y Primero Justicia, respectivamente, dicen ser, no obstante, de izquierda o socialistas.

"Tengo 36 años. Soy de Chávez para acá. No soy ni chavista ni opositor. Estoy a favor de los cambios. Reconozco en Chávez a un gran comunicador. Pero no estoy de acuerdo con un gobierno que quiere hacerse dueño de todo: de las líneas aéreas, de las fábricas de cemento, de los bancos", explica Capriles en un largo rodeo para defender un modelo privatizador.

A pocos días de las elecciones, el campo opositor al Partido Socialista Unido de Venezuela de Hugo Chávez se muestra mesurado: con candidatos muy noveles o antiguas figuras que, salvo en el Estado de Zulia con Manuel Rosales, no parecen ser altamente convocantes.

Comentá la nota