Clarín judicializará la Ley de Medios para ganar tiempo y reducir pérdidas

En el principal grupo de medios de la Argentina creen que no podrán ganar la batalla legislativa por el proyecto oficial de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Por eso refuerzan su estrategia legal con dos objetivos: que el texto aprobado entre en un limbo judicial durante dos o tres años, y además se reconozcan "derechos adquiridos". El experto Gregorio Badeni se incorporó a su equipo de abogados. No se descarta la creación de un ‘dream team’ de constitucionalistas. Algunos socios de ADEPA no quieren que la asociación de empresas periodísticas sea usada en favor del grupo.
Ejecutivos del Grupo Clarín comenzaron a visitar a senadores de la oposición y los "aliados circunstanciales" del Gobierno con un PowerPoint de más de 60 páginas bajo el brazo que contiene cifras que relativizan la posición dominante o el mote de "monopolio" que impuso el discurso oficial. Aunque en el grupo se evalúa que la batalla legislativa está perdida, los ejecutivos cumplen con sus visitas mientras se prepara otro frente, el judicial, con el que esperan reducir pérdidas o al menos dilatar el proceso de venta de activos al que deberá someterse de aprobarse el proyecto oficial de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Tanto el departamento de Legales del grupo, como su estudio jurídico histórico, Sáenz Valiente, se encuentran delineando la estrategia para golpear al proyecto oficial cuando se transforme en ley.

Los objetivos sobre los que se centrará el cañoneo serán la supuesta vulneración de derechos adquiridos que plantea el artículo que obliga a los multimedios de desprenderse de activos y licencias para adecuarse a la nueva norma; y la inconstitucionalidad de la ley.

Para ello, el grupo contrató los servicios del reconocido constitucionalista Gregorio Badeni y no se descartan otras incorporaciones.

De prosperar sus presentaciones, los abogados del grupo esperan reducir pérdidas o al menos ganar algunos años para someterse a las desinversiones que le impondrá la ley en caso de ser aprobada.

Clarín deberá desprenderse de Canal 13, si se concentra en el negocio del cable, y además reducir Cablevisión para no acaparar más de 35% de los abonados totales (hoy tiene 49%), de aprobarse el proyecto oficial. También deberá desprenderse de sus señales nacionales, como TN, Magazine, Metro y Volver, o quedarse con una de ellas para convertirla en un canal local.

Ante esto, el interventor del Comfer, Gabriel Mariotto, le dijo ayer a Radio Continental que "no necesariamente tiene que desaparecer TN, ya que "puede ser la señal de distribución propia de Multicanal".

Insistió en que "un mismo grupo que distribuye cable no puede tener en la grilla de programación seis o siete señales de generación propia porque eso atenta contra las de la competencia".

Sobre la posibilidad de que se despida a trabajadores si cierran esas señales, el funcionario dijo que las nuevas licenciatarias "tendrán que asimilarlos, reasignarles tareas y en el peor escenario van a tener lo posibilidad de inscribirse en otras empresas que van a surgir".

Mariotto no descartó que el Senado modifique el plazo de un año a tres que los medios tendrán para adaptarse a las nuevas disposiciones.

"Eso va a depender del tratamiento en Senado. Nosotros tomamos como ejemplo a Microsfot, donde tuvieron plazo de un año para ajustarse a derecho y ser competentes."

La Asociación de Radiodifusores Privados de la Argentina pugna por que la Ley se sancione con compensaciones por esas desinversiones.

Por otra parte, el Grupo Clarín parece que está perdiendo poder de lobby. Ayer se conoció la renuncia del diario pampeano La Arena a la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), que algunos afirman que es controlada por Clarín.

"Este diario ha afirmado siempre que es necesaria una nueva ley que deje atrás la normativa de la dictadura militar y que el Parlamento le debe a la sociedad un nuevo ordenamiento que supere las injusticias y los abusos que esta legislación permitió", se leyó en la editorial de ayer de La Arena que explicó la renuncia a la entidad a raíz de la oposición de ésta al proyecto oficial.

Fuentes de ADEPA aseguraron a PERFIL que son varios los socios que "se cansaron del control de los medios más grandes". Explicaron que las posiciones se extremarán la semana que viene, cuando la entidad realice su asamblea. Allí los medios más pequeños pedirán que la entidad cambie su método de elección de autoridades.

Comentá la nota