El clan Moyano dio "cátedra en bloqueos"

El lider de la CGT y sus hijos saben cómo presionar. Un repaso de las demostraciones de poder más importantes del camionero y sus herederos en 2009.
El clan Moyano sabe conseguir lo que quiere. No sólo Padre Hugo, quien como titular de la CGT hizo de su alianza con el Gobierno su principal herramienta política y sindical. También sus hijos Facundo (al frente del gremio de los Peajes) y Pablo (líder de Camioneros) son expertos en obtener respuestas a sus reclamos. Y una de sus herramientas favoritas brilló a lo largo de todo el año: los bloqueos.

El 25 de noviembre de 2008, el Sindicato de Camioneros bloqueó la planta de distribución de los diarios Perfil, Clarín y La Nación, ubicada en el barrio de Barracas. Reclamaban que los repartidores de diarios, unos 1.200 trabajadores, fuesen afiliados a su gremio, algo que lograron en febrero de este año.

En mayo, los mismos motivos llevaron a Camioneros a bloquear las plantas de la Papelera del Plata, en las localidades bonaerenses de Wilde y Zárate, y en Naschel, provincia de San Luis, cuyos empleados no estaban "en el convenio colectivo que les corresponde", según las palabras del propio Pablo Moyano. La empresa accedió al reclamo, pero la medida de fuerza impulsó a su dueño a cancelar una inversión millonaria en la provincia de Corrientes.

El Sindicato Único de Trabajadores de Peajes (SUTPA) realizaró en junio un paro en las autopistas Del Sol (Panamericana) y Del Oeste, para reclamar un aumento salarial del 20 por ciento, contra el 15% que ofrecía la empresa. Así, el gremio de Facundo Moyano, de 21 años, complicó el tránsito de miles de automovilistas, algo que ya había ocurrido en 2008, cuando además hubo destrozos en la sede de la empresa.

Camioneros volvió a la carga en noviembre: obstruyeron de nuevo las plantas distribuidoras de diarios y revistas para pedir nuevamente por la incorporación de sus trabajadores al gremio, y que se respete el Día del Canillita. Ahora el sindicato que encabeza Pablo Moyano realiza otro bloqueo, esta vez contra la petrolera Esso, porque -argumentan- la empresa contrata a camioneros tercerizados que no están afiliados a su gremio, y a quienes obligan a trabajar en malas condiciones

Comentá la nota