Ciurca está conforme con los $ 618 millones y dice que no le faltará plata

Para el senador radical Mauricio Suárez el monto es simbólico ya que la Ley de Emergencia permite reasignar todo tipo de partidas para hacer compras rápidas.
El Ministerio de Seguridad tendrá este nuevo año unos $ 618 millones para distribuir entre las innumerables necesidades y prioridades que tiene la caliente cartera. Para lograr ese número, el Gobierno provincial reasignó, a último momento, una partida de $ 67 millones que estaba destinada a obras para colocarla en Seguridad, un área sensible tanto para la sociedad como para el Ejecutivo.

Uno de los objetivos principales aquí es completar los 500 móviles en funcionamiento con vistas a 2010. En la actualidad hay 400. De acuerdo con el ministro Carlos Ciurca, este año no sólo está previsto adquirir autos y motos -para los que se está capacitando a choferes de móviles policiales- sino también los famosos radares de medición de velocidad que hace años se vienen prometiendo en la provincia.

Lo que se ha dejado de lado es la construcción de nuevos destacamentos o comisarías aunque el ministro no descarta inaugurar nuevas oficinas en sitios donados por Uniones Vecinales.

Más allá de eso, el funcionario se mostró satisfecho por haber logrado semejante presupuesto para 2009 ya que eso le posibilitará cumplir con sus principales cometidos. De este modo, es claro que el dinero para Seguridad no va a faltar.

"Lo importante es ver cómo se gestiona para que sea efectivo", opinó Alberto Sánchez, presidente del bloque demócrata en Diputados, quien aseguró que el presupuesto para el área ha mejorado notablemente y en valores absolutos con el correr de los años, mucho más que los índices de delitos y del tenor de la problemática en general. "Esto tiene que ver con la gestión así como con cuestiones de largo plazo", afirmó.

Los legisladores de la oposición coinciden en la importancia de que el área de Ciurca disponga de libertad para adquirir bienes gracias a la Ley de Emergencia pero no confían del todo en el destino de esos recursos. En especial porque muchos de ellos no están especificados en el Presupuesto aunque si en el Plan Plurianual de Equipamiento.

El año de las urnas

Por otra parte, la llegada de un año electoral también hace necesario controlar lo más estrictamente posible en qué se gasta el dinero destinado a Seguridad. Al respecto, Mauricio Suárez -senador radical, presidente de su bloque y de la Bicameral de Seguridad- comentó que el monto es algo simbólico ya que la Ley de Emergencia da permiso para reasignar partidas a gusto y necesidad. Por este motivo, asegura que la Bicameral será muy estricta con los controles y exigirá al ministerio que rinda cuentas de manera constante.

Para Luis Petri, en cambio, las preocupaciones son más numerosas. El diputado cobista -que viene especializándose en Seguridad- apuntó que no existe una previsión específica en lo que a bienes de capital respecta.

"Hubiera sido bueno que, al menos, se hubiesen estipulado ciertas necesidades puntuales o una nómina de posibles compras para efectivizar tanto la gestión como el control por parte de los legisladores", precisó al mismo tiempo que rescató la decisión del Gobernador de aumentar la partida en 67 millones para el área.

Es que aunque diputados y senadores aprobaron la Emergencia en Seguridad que permite que el ministerio realice compras y contrataciones directas para evitar demoras en licitaciones y papeleos, la mayoría teme que ese dinero se derive hacia fines más relacionados con el año electoral que con las necesidades del área para mejorar la operatividad de manera concreta.

"El oficialismo reconoció que el año pasado no se terminaron de hacer ciertas compras porque faltó operatividad. Eso no se puede volver a repetir", expresó Suárez. Tanto él como Petri destacan la partida destinada a publicidad que consideran excesiva en relación con otras prioridades.

Lejos de amedrentarse, Ciurca aseguró que no sólo rendirán cuentas después de ejecutadas las acciones sino que también pedirán el acompañamiento de la Bicameral en los procesos previos a completar la gestión.

Este año, el Gobierno terminará de apuntar a la reorganización policial general y de los cuerpos especiales para reforzar la cantidad y calidad de los patrullajes. Capacitación y equipamiento también son objetivos centrales de esta gestión.

Comentá la nota