La ciudad que se viene

A pedido del intendente y a instancias de un planteo de la propia oposición, los ediles vuelven a analizar hoy la regulación urbanística para los próximos diez años.
En la frustrada reunión entre el intendente y los presidentes de bloque en el Concejo, Miguel Lifschitz iba a solicitar a los ediles que aceleraran el tratamiento del Plan Urbano, que hace más de un año el Ejecutivo envió al Palacio Vasallo. Más allá del faltazo opositor al cónclave, el pedido del jefe comunal se cumplirá a medias: si bien desde hoy los concejales integrantes de la Comisión de Planeamiento retomarán el análisis del voluminoso proyecto, su aprobación se demorará varios meses. "Vamos a darnos un plazo amplio para discutir la iniciativa, podrían ser seis meses", estimó la presidenta de la Comisión, la socialista Viviana Foresi. Desde la oposición, la edila María Eugenia Bielsa recordó que a pedido suyo se había acordado, antes del reclamo de la intendencia, tratar el expediente una hora por lunes. La ex vicegobernadora aclaró que su bloque no tiene "objeciones políticas sino técnicas" al proyecto al que considera "laxo y sin mayores precisiones".

El Plan Urbano 2007/2017 contiene las grandes intervenciones estratégicas para la ciudad de cara a los próximos años. La propuesta, que ingresó hace más de un año al cuerpo, consta de seis secciones y 110 artículos. Se basa en cinco grandes operaciones estructurales a desarrollar, que se articulan entre sí en el Frente Costero, el nuevo eje metropolitano norte-sur, y el que atraviesa el este y el oeste, la cuenca de los ríos Ludueña y Saladillo y el frente territorial.

Si bien el oficialismo tiene mayoría en la Comisión de Planeamiento (cuatro concejales sobre siete), el proyecto no se debatió aún en profundidad. "En su momento habíamos fijado un día especial cada dos semanas para discutir especialmente el tema, pero por distintos compromisos de los concejales no se pudo concretar", comentó Foresi.

Días atrás, antes de la convocatoria de Lifschitz que incluía en la agenda a discutir el pedido de tratamiento del Plan Urbano, Bielsa propuso empezar a tratar el expediente una hora por semana, antes de la reunión formal de la Comisión. El pedido fue aceptado por el oficialismo y el resto de los bloques y comenzará a efectivizarse hoy mismo.

Consultada por Rosario/12, Foresi confirmó el tratamiento del Plan Urbano "que desde septiembre prácticamente no lo discutíamos. Ahora vamos a darnos un plazo lo suficientemente amplio de debate que podría ser de seis meses antes de aprobarlo. Buscamos conseguir el mayor consenso posible porque lo que está en juego es ni más ni menos el perfil de la ciudad del futuro que pensamos construir". La idea del PS es conseguir el aval de las bancadas opositoras para darle mayor peso a la sanción de la regulación urbanística de la próxima década.

En el anteproyecto elaborado por el Ejecutivo se destaca el ensanche de avenida Ovidio Lagos para posibilitar una doble calzada en el tramo Circunvalación-arroyo Saladillo, la ejecución de la doble mano de bulevar 27 de Febrero entre Felipe Moré y la Circunvalación en el extremo oeste de la ciudad, la refuncionalización del sector Pellegrini Parque donde se estimula el traslado de la Cárcel de Encausados (la Unidad III ubicada en Richieri y Zeballos) y la reconversión de los terrenos del ex Batallón 121, promoviendo la incorporación de espacios públicos vinculados funcionalmente al Distrito Sur.

Un extenso capítulo está vinculado al transporte metropolitano donde se promueve construir la estación multimodal en el Cruce Alberdi. En lo referido a la política de vivienda, las principales acciones, además de las ya definidas en el programa Rosario Hábitat, apuntan a la identificación y programación integral de áreas de nuevo desarrollo (sectores Ludueña, ex Fábrica de Armas, Bosque de los Constituyentes, Avellaneda y Cangacha y el sector Canal Ibarlucea).

Bielsa remarcó que su bancada "valora especialmente el esfuerzo realizado por la administración municipal para actualizar la normativa urbanística que regula la ciudad desde hace 40 años". De todos modos planteó objeciones "técnicas al proyecto al que considero laxo, excesivamente genérico y sin mayores definiciones".

Para la arquitecta Bielsa "a la iniciativa le faltan todo tipo de previsiones integrales". La ex vicegobernadora señaló además que a su criterio, la propuesta debiera poner mayor énfasis en "temas relevantes para la ciudad como por ejemplo la pobreza estructural y las intervenciones a realizarse desde lo urbanístico para erradicar los asentamientos irregulares y propiciar nuevas localizaciones".

Otro integrante de la Comisión de Planeamiento, el radical Jorge Boasso planteó ideas alternativas en torno al transporte y su impacto urbano, aspecto sobre el cual reflotó su propuesta para que se levanten trenes elevados, cuya factibilidad debe estudiar el Ejecutivo.

Comentá la nota