"La ciudad hoy no tiene rumbo, no se sabe hacia donde va".

El diputado Ricardo Peirone se despachó con duras críticas hacia la actual administración municipal al tiempo que estimó como "muy probable" su respaldo a una lista que compita en internas con Omar Perotti.
Debido al particular estilo de ambos, en los entornos de Omar Ángel Perotti y de Ricardo Miguel Peirone respectivamente son relativas las certezas sobre los momentos y causas del distanciamiento entre los dos hombres políticos de mayor relevancia que ha mostrado la política vernácula por dentro como por fuera del Partido Justicialista, que ambos comparten. "Hay cosas que sólo ellos saben", murmuran varios.

Lo que aflora un poco más "en la superficie" es quizá la profundización de ese deterioro de relaciones a partir de finales de 2003, época en la cual Omar Perotti retomara el sillón que su ahora adversario ocupara ininterrumpidamente en los ocho años anteriores.

Lejos de otorgar una continuidad que a priori podría resultar lógica en un "cambio de mandos" dentro entre dos representantes de un mismo partido, rápidamente se produjo una suerte de "desguace" de lo que Peirone había "construido" entonces.

Fue así que primero fueron funcionarios y ex colaboradores que se volvieron a sus casas o a puestos de "freezer" dentro de la administración, como asimismo cambios radicales en políticas sensibles, como el tránsito, y en paralización por años de obras, como la Nueva Terminal de Omnibus.

Recién en los próximos días, el edificio que estuvo a punto de ser inaugurado por Peirone en su etapa final comenzará a funcionar tras ser por años una suerte de monumento de lujo al abandono.

Esto último quizás es lo que más molestó al hoy Diputado, quien dijo hace un par de años atrás que constituía su paralización "una agresión innecesaria a la ciudad", al tiempo que con definición ideológica incluída, se mostró contrario a la iniciativa de capitales privados para la conclusión y posterior concesión de la obra: "los servicios públicos deben ser prestados por el Estado", afirmó entonces.

El Plan Estratégico de Rafaela (P.E.R.) fue una instancia de participación ciudadana que había alcanzado cierto nivel de inserción y desarrollo, al punto de contar con oficinas propias fuera del edificio municipal, pero fue olvidado dando paso poco después a su reemplazo a manos del "Consejo Consultivo".

Por todo lo arriba expuesto, más que por abundar en señalamientos puntuales de coyuntura, es que en sendas entrevistas radiales, una por la mañana con el colega Miguel González por FM La Red sostuvo que "no se valoraron algunas acciones positivas que se pudieron implementar en años muy difíciles y hoy la ciudad no tiene rumbo, no sabe hacia dónde va".

La probable interna

Ante la requisitoria puntual, si bien reconoció no descartar la lista de unidad "todo puede ser posible, pero la realidad es que hoy por hoy algunas puertas se me han cerrado y no tengo alternativas"

También sostuvo la iniciativa de participar en internas "es porque creemos que Daniel Frana es una persona de probada capacidad de gestión y virtudes para ese lugar, y porque podemos dar lugar a la expresión de gente nueva que seguramente le va a hacer bien a la política y a la ciudad.

Peirone evitó dar los nombres de los que secundarían al mencionado Frana, y admitió contactos con otros dirigentes, como Carlos Borgna y Daniel Monay.

También sostuvo que "hemos dialogado con Carlos Alberto Reutemann con el cual hemos tenido muy buena relación cuando el fuera Gobernador, y por supuesto escuchamos muy atentamente su punto de vista sobre las cuestiones relativas al campo debido a sus acabados conocimientos del tema que posee, por todo ello siento un profundo respeto hacia su figura".

Ya en horario vespertino e interrumpiendo especialmente su labor legislativa, Peirone concedió otra nota a los periodistas Elías Sanchez y Marcelo Arias, de Radio San Patricio, en el cual reiteró conceptos y en donde se abordó además la compleja situación de la interna peronista provincial, la multiplicidad de bloques en Diputados y la incidencia del conflicto del campo en los humores del electorado y en los posicionamientos políticos.

Comentá la nota