La ciudad recibe sólo el 34% de los remedios que necesita

Es porque los centros de salud no mandan los papeles en tiempo y en forma. Faltan hierro y Mesigyna.

Burocracia: (bureau, oficina; cratie, poder) administración ineficiente a causa del papeleo, la rigidez y las formalidades superfluas. (Real Academia Española)

Un sistema ideal como el que imaginan los gurúes de la comunicación es un mundo sin fronteras a través de la web, un contacto sin límites entre personas distanciadas por el espacio físico. Esta realidad parece ser cada vez más lejana en nuestro país y hasta surrealista para ciertas dependencias públicas. Por caso, el sistema de salud de la Municipalidad de Córdoba se pierde de recibir el 66 por ciento de los medicamentos que necesita por trabas burocráticas. Mientras tanto, un gran porcentaje de la población vive una odisea a la hora de conseguir un alivio para sus dolencias.

El Programa Remediar, implementado por la Nación en el 2002 para abastecer de medicamentos básicos a los centros de salud del país, está encontrando serios obstáculos para su funcionamiento en la ciudad. Tal como lo reconocen autoridades provinciales e incluso municipales, la capital provincial recibe sólo el 34 por ciento de los remedios que necesita. Para abastecer lo que falta, la comuna tiene que comprar o fabricarlo.

"La ciudad de Córdoba representa un problema porque recibe menos botiquines que los necesarios. Esto puede deberse a un problema administrativo. El programa exige que cada centro de salud rinda cuántos remedios entregó y a quién. También pide que se especifique cuántas personas solicitaron medicación y no la consiguieron. En la capital provincial faltan administrativos en casi todos los centros y los médicos son reacios a completar formularios", explicó María Alejandra Castillo, una de las referentes del Remediar en el Ministerio de Salud provincial.

El programa nacional entrega una cierta cantidad de botiquines con medicamentos básicos. El cálculo se realiza sobre la cantidad de consultas que recibe cada dispensario.

Según el informe de seguimiento del programa 2002/2009 elaborado por la cartera de Salud provincial, al cual tuvo acceso Día a Día, la ciudad de Córdoba presenta un serio déficit de medicamentos abastecidos por Remediar.

Tomando como caso testigo la cantidad de botiquines que recibió la ciudad en el 2004 (año en que la provisión de Nación encontró su pico), la Provincia calculó el déficit de medicamentos en la capital.

"En agosto de este año, la ciudad de Córdoba recibió 133 botiquines por mes. Si comparamos esta cifra con los 388 botiquines mensuales que recibía en el 2004, concluimos en que la ciudad sólo recibe el 34 por ciento de los remedios que necesita. Paradójicamente, la cantidad de consultas en los dispensarios se mantuvo pero la suma de medicamentos recibidos a través de Remediar, bajó", dijo Castillo.

Terrible papeleo. Consultados sobre las causas de semejante desfasaje, autoridades provinciales, e incluso municipales, lo atribuyen a los trámites burocráticos, entendidos estos desde su connotación negativa.

"El que no recibe la suficiente cantidad de medicamentos de Remediar es porque no lo gestiona. En la ciudad de Córdoba vemos un desajuste. Suponemos que es porque no completan todos los formularios requeridos", agregó Castillo.

Por su parte, la secretaria de Salud municipal, Marcela Almagro, reconoció el déficit en el programa y lo vinculó a la resistencia que generaron algunos profesionales de los dispensarios.

"Es cierto que muchos centros de salud no enviaban las planillas en tiempo y forma. Pero además, había una resistencia al plan Remediar generada por desconocimiento. Eran personas con cargos importantes dentro de los gremios. Pensaban que el plan seguía sosteniéndose con dinero del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). En realidad, ahora se sustenta con recursos de Nación. Pero ellos no lo sabían, se oponían y enviaban un mensaje erróneo al personal", aseguró.

Pese al déficit del programa, la funcionaria garantizó la provisión de medicamentos: "Ninguna persona se queda sin su remedio. Lo que no manda Remediar lo solucionamos a través de compras directas o lo fabricamos en la Farmacia Municipal".

Embarazos de riesgo. Los insumos más críticos en la ciudad de Córdoba son el hierro, necesario para combatir la anemia en embarazadas y recién nacidos, y los anticonceptivos inyectables, según pudo conocer Día a Día mediante un relevamiento en los dispensarios. En algunos centros de salud, falta hasta la valiosa penicilina.

El médico clínico de un dispensario del norte de la ciudad expresó que vive situaciones contradictorias. Mientras que en los centros falta hierro, sobran drogas como Glibenclamida (contra la diabetes) y Enalapril (contra la hipertensión). Tanto Remediar como la Farmacia Municipal provee estos dos últimos con frecuencia.

"En seis meses se nos vence una partida de medicamentos. Los vamos a tener que tirar, con todo lo que eso implica. Hoy en día, es una falta de respeto para cualquier ciudadano", afirmó.

El profesional asegura que se envían correctamente los formularios, aunque el trámite es engorroso. El problema para él es que desde Nación nadie se toma el trabajo de leer lo que envían todos los centros del país.

El director general de Salud de la Municipalidad Juan Carlos Estario reconoció que existe un déficit de ese refuerzo alimenticio: "El problema del hierro es un tema crucial porque el 40 por ciento de las embarazadas y niños tienen anemia, una de los problemas generados por la falta de hierro. Hay dispensarios de la zona de Argüello que cuentan con este insumo; otros en cambio, no. Estamos tratando de solucionar el tema con Nación".

Refuerzo. La situación crítica en el abastecimiento de drogas motivó una reformulación de la recolección de los datos. Provincia y Municipio realizaron gestiones para aumentar la cantidad de botiquines que provee Remediar; hecho que se concretó en octubre.

Entre la tercera y la cuarta semana de este mes, se completará la entrega de 247 botiquines en total. Será un 50 por ciento más que lo habitual. Esto exigirá mayor esfuerzo y control por parte de las autoridades. En términos del médico que está en la trinchera, para que al tirar un remedio a la basura no se falte el respeto al ciudadano común y corriente.

Comentá la nota