La ciudad se maquilla para la campaña

Pasó otra semana más, con el Deliberativo local planchado y las campañas políticas en pleno desarrollo.
En el peronismo disidente platense, entre las asiduas visitas de De Narváez a la ciudad de las diagonales, los principales referentes dicen que son muchos integrantes para pocos puestos. El número más seguro es Gonzalo Atanasof como candidato a diputado o concejal; el resto aún no maneja certezas. Y con el atraso con que vienen las definiciones, aseguran que recién en mayo se definirá la distribución en las nóminas.

En los últimos días, dirigentes del macrismo reflotaron la posibilidad de que haya una lista colectora en La Plata ante la posibilidad de que no haya acuerdo en la conformación de las listas con los sectores que conforman al PJ disidente, y que responden a Felipe Solá y a Francisco De Narváez.

La movida también sería muy bien vista, y hasta avalada, por el bruerismo, ya que de esa forma podría fragmentar a ese espacio opositor. Algunos de los nombres que podrían conformar esta lista colectora serían Julio Garro, Gladys Arcángelo y Gastón Quieto, entre otros.

La interna, dentro del PJ disidente, está al rojo vivo. Muchos ven que hay muchos caciques, y pocos indios. Y no son pocos los que intentan venderse como referentes, cuando prácticamente no tienen peso político ni trayectoria. En ese sentido, no son pocos los que cuestionan a dirigentes como Juan Pedro Chaves, que se lanzó al ruedo político por el solo hecho de ser cuñado de Felipe (su otro hermano Guillermo Justo, por ahora es un obediente soldadito de Florencio Randazzo en el ministerio del Interior), y a Daniel Navas, que ya se presenta como candidato a diputado y muchos lo siguen vinculando con el bruerismo, dado que fue secretario de Gobierno hasta hace pocas semanas.

"Yo descarto una colectora, y si alguien lo quiere hacer, se estaría escindiendo y siendo funcional a Bruera. Nosotros les queremos ganar a Bruera, a Scioli y a Kirchner en La Plata", le dijo a Hoy el concejal Gonzalo Atanasof.

Otro referente del PJ anti K es el edil Oscar Vaudagna, que busca pegar el salto y presentarse como candidato a diputado. Vaudagna tiene una estrecha relación con el ex ministro de Economía, Jorge Sarghini, que prácticamente tiene un lugar asegurado dentro de la nómina de diputados nacionales que encabezará el Colorado.

En definitiva, en un claro reflejo de la crisis política que afecta a casi todos los partidos, la nómina del PJ disidente se terminará decidiendo en Capital Federal, en cuatro paredes donde los caciques provinciales sacarán a relucir sus lapiceras.

Por el lado de la Unión Cívica Radical, la carta orgánica celebrará hoy un día para su revitalización, en momentos en que los tradicionalismos de los partidos políticos aparecen en vías de extinción. La interna de hoy llega después de vivir semanas de campaña que, varias veces, encontraron al partido envuelto en rumores de alianza con el bruerismo, en una posible lista colectora.

La polémica ordenanza La Plata Ciudad Limpia está trayendo a colación métodos de confrontación no tan limpios entre los contrincantes de la próxima elección. Reina el malestar tanto en la UCR como en el bloque ARI-Coalición Cívica y el resto del arco opositor del Concejo por la cantidad de patrullas que se encargan de censurar pintadas políticas y teñir las paredes de la ciudad de blanco. Los opositores denuncian discriminación para con ellos y favoritismo con el oficialismo en aquella tarea.

Por el lado de la Coalición Cívica, las incógnitas continúan a la orden del día. Sin definiciones a nivel nacional, en cuanto a si Carrió finalmente será candidata o si el ex vicecanciller radical Alconada Sempé aceptará ser el segundo, en La Plata todo está por verse.

En las bambalinas del oficialismo sigue resonando la idea de que Pablo Bruera crearía una lista paralela a la del Frente para la Victoria, bajo el nombre de Frente Renovador Platense. El armado de esta colectora incluiría entre sus nombres al del presidente del Concejo Deliberante, Javier Pacharotti, la presidenta del bloque bruerista Teresa Razzari, y del socialista del Presupuesto Participativo, Carlos Sortino.

Para la lista PJ del bruerismo, suena el nombre de Gabriel Bruera, que por portación de apellido tiene muchas chances de encabezarla como candidato a diputado. También pugna por un lugar en la lista de legisladores provinciales la edil Susana Gordillo (que en las últimas sesiones protagonizó incisivas peleas con la oposición), la actual diputada Valeria Amendolara (no se cansa de poner afiches con su cara y ensuciar las paredes, para que los vecinos la conozcan). No obstante, algunos no descartan que, en caso de que la elección se torne difícil, Gabriel sea candidato a concejal con la idea de que, en un escenario adverso, se podría salvar aunque sea la elección municipal.

Pese a que muchos brueristas mastican bronca, el intendente se sigue mostrando con el cuestionado funcionario de Desarrollo Social, Carlos Castagneto, que se hizo famoso por estar involucrado en una causa judicial por clientelismo electoral. Castagneto, pese al rechazo que genera su forma de hacer política, también tiene la intención de ser candidato a diputado.

Otro que se sumó a esa lista fue el ex concejal y actual funcionario del ministerio de Trabajo, Hugo Mársico, que es considerado un verdadero camaleón político: cambia de partido como de camiseta. Muchos comentan que su puesto en el cartera laboral fue a cambio de haber rechazado el último presupuesto alakista a finales de 2007.

Por último, un clásico que nunca falta: casualidades de las épocas de campaña, comenzaron a visualizarse en sectores claves de la ciudad (7 y 32, por ejemplo) nuevos juegos placeros. Los pequeños gestos previos a las elecciones se vislumbran como el sutil maquillaje que la gestión oficialista despliega en épocas de campaña, para intentar realzar una gestión que muchas veces hace agua por varios lados.

Comentá la nota