Ciudad de la furia.

CENTRAL / NEWELL'S: Hinchas de Newell's marcharon hasta la sede de Central: siete heridos, dos serían graves, y destrozos por las pocas entradas para el derby.
La marcha de los hinchas de Newell's, en repudio a la decisión de Horacio Usandizaga, presidente de Central, de otorgarle al visitante sólo 3.900 entradas (3.500 generales y 400 plateas) para el clásico del domingo, derivó en lo que se presumía: bronca y agresiones. Y da la impresión de que no habrá interrupción: la CD de Central hoy anunciará la resolución final sobre el tema, que se presume no cambiará. Las autoridades de Newell's esperan ese anuncio para tomar posición. Si la restricción a los hinchas de la Lepra se mantiene, no se descarta que haya quiebre formal en las relaciones institucionales y que, además, Newell's se niegue a la venta de localidades para evitar incidentes ante lo que se presume una gran demanda.

Con mails, llamados telefónicos o mediante un boca a boca, la gente de Newell's se convocó en Córdoba y Moreno, en el centro rosarino. Desde allí, unos 600 hinchas fueron hasta Mitre y Córdoba, a ocho cuadras, donde un centenar de simpatizantes de Central se reunieron "para defender nuestra sede". Los de Newell's quedaron a una calle, ya que vallas y policías impidieron una batalla sostenida. Sin embargo, piedras y botellas fueron arrojados contra los ventanales del edificio, que quedaron destruidos. Y se produjeron peleas entre grupos reducidos en la zona cercana a la sede. El saldo: 15 detenidos, siete heridos, dos serían de gravedad, y roturas en varios comercios.

El clima quedó con pronóstico de tempestad una vez que Usandizaga ratificó su decisión pese a que se había comprometido ante funcionarios comunales y provinciales de Seguridad, en una reunión a la que también asistieron dirigentes de Newell's, a revisar la medida. Si bien no había asumido una plena promesa de cambio, Usandizaga sí dijo que plantearía ante sus pares de Comisión Directiva la posibilidad de mantener las 8.000 generales e implementar la medida desde la próxima temporada. Pero una vez que abandonó el Ministerio de Seguridad, declaró ante la prensa que "la decisión ya está tomada: les vamos a dar 3.900 entradas". Usandizaga insistió en que la determinación obedece a la cantidad de socios que tiene Central (unos 43.000), que lleva a bajar la distribución de tickets para los visitantes.

La conducción de Newell's, aunque aguarda que Central haga oficial esta posición, ya anticipó que puede romper relaciones con su rival y, a la vez, negarse a la venta de las localidades para evitar que la demanda insatisfecha derive en disturbios. En condiciones normales, la venta anticipada debería empezar mañana.

Comentá la nota