Ciudad discutirá nuevas normas para transporte luego de 39 años

Se trata del nuevo marco regulatorio para todo el sistema urbano.
El Ejecutivo municipal retira hoy del Concejo Deliberante el proyecto "testimonial" de 2008 para modificarlo e ingresarlo en dos semanas. El último marco regulatorio data de 1970. En 2001 sólo se modificaron pautas de licitación de un sistema que nunca existió. Esta vez los ediles tienen voluntad de dar un marco legal y de control al sistema. Existirían taxis y remises y también se dejaría abierta la posibilidad de un subterráneo.

El interventor provincial Rogelio Nores Martínez disolvió en 1962 la compañía de tranvías que prestaba servicio en la ciudad de Córdoba. Comenzaron lentamente a ser reemplazado por colectivos.

Ochos años más tarde, el municipio dictaba un marco regulatorio del transporte: la vigente Ordenanza 5397, letra muerta.

En 2001 el entonces intendente German Kammerath hizo aprobar una ordenanza (10.366) que le daba marco a la licitación del transporte urbano automotor. Sólo especificaba condiciones de contratación y costos. Su gestión planteaba un sistema jamás implementado (el de las líneas troncales que llegaban al centro y las colectoras interbarriales que le servían pasajeros a esos ramales principales en los denominados "centros de transferencia").

Por lo tanto, la Municipalidad viene controlando desde entonces una licitación de algo que nunca existió tal como está reglamentado.

La novedad es que por primera vez en 39 años, el municipio mostrará alguna voluntad concreta para avanzar en un marco general que regule todas las formas de transporte público en Córdoba.

Hoy retirará del Concejo Deliberante un proyecto "testimonial" que impulsó el año pasado sin demasiado ímpetu por los avatares políticos. Es que en medio de la pelea interna del Frente Cívico, el ex intendente Luis Juez tenía amplia mayoría de concejales, mientras que actual, Daniel Giacomino, sólo uno.

Fuentes de Obras Públicas de la Municipalidad aseguraron que en unas dos semanas se enviará el nuevo marco regulatorio, cuyas líneas directrices adelantaron ya gozan de cierto consenso entre los ediles.

Esta tarde a partir a las 14 explicará la iniciativa legislativa el flamante titular de Transporte, Gabriel Bermúdez, en la comisión de Servicios Públicos. Giacomino tiene la fortuna de que el cuerpo es presidido por uno de los que rompió con Juez, Gustavo Barrionuevo, quien es titular del bloque oficialista Frente Social por la Ciudad.

Generalidades

En el Palacio 6 de Julio aseguran que el proyecto incluirá especificaciones acerca del ferrourbano, los taxis, los remises y los transporte particulares. También habrá lugar para especificaciones sobre el subterráneo, por caso alguna vez se comience esa obra. En ese sentido, todos los especialistas en transporte urbano coinciden en que esta Capital sólo podrá ser sustentable en materia de tránsito si a corto plaza se construye un subte.

Por otra parte, habrá un guiño a las prestatarias, aunque de manera muy abstracta. "La tarifa a abonar por los usuarios, se determinará atendiendo el costo de la prestación y a su incidencia en la economía del público usuario; asegurando, en caso de ser directa, ganancias justas y razonables", dice un texto provisorio.

Control y sustentabilidad

De acuerdo a fuentes municipales, dos puntos son fundamentales en el proyecto y la discusión que traerá consigo.

Uno es el tema del control. "Vamos a generar un marco que nos permita controlar el sistema; que ponga las pautas de referencia concretas que las prestatarias deben cumplimentar. Hoy es todo abstracto. Ni siquiera existe el sistema que fracasó con Kammerath. Hoy controlamos algo que no existe", dijeron desde Obras Públicas.

El otro asunto es el de la sustentabilidad, que en este contexto no refiere a otra cosa distinta del equilibrio de costos. "Hay que hacer homeostático a cada subsistema, es decir, a los trolebuses, a los ómnibus, a los diferenciales, a los trenes, a los privados, etc".

Comentá la nota