En la ciudad, crecieron un 80% las adicciones por las slots

Es el cálculo que manejan los grupos de autoayuda para casos de ludopatía. De cada diez jugadores, seis son mujeres. También juegan estudiantes universitarios y trabajadores de entre 45 y 50 años.
En Río Cuar­to, las adic­cio­nes por el jue­go de las má­qui­nas tra­ga­mo­ne­das cre­cie­ron en un 80 por cien­to en los úl­ti­mos dos años, se­gún es­ti­ma­cio­nes que ma­ne­jan gru­pos que se en­car­gan de con­te­ner a los lu­dó­pa­tas.

Des­de que las slots se ins­ta­la­ron en la ciu­dad, la lu­do­pa­tía se in­cre­men­tó, con­fir­man tam­bién los pro­fe­sio­na­les.

Des­de el Con­ce­jo De­li­be­ran­te, se im­pul­sa, ade­más de la re­duc­ción del fun­cio­na­mien­to de las má­qui­nas en cues­tión, pro­gra­mas pa­ra pre­ve­nir la lu­do­pa­tía.

“En nues­tro gru­po, el 70 por cien­to de quie­nes lo con­for­man son lu­dó­pa­tas de las slots y las ru­le­tas. El res­to son adic­tos a las ca­rre­ras de ca­ba­llos o a la qui­nie­la”, di­jo ayer a PUN­TAL el gru­po de au­toa­yu­da Ju­ga­do­res Anó­ni­mos Río Cuar­to.

Y aco­tó: “Des­de que na­ci­mos co­mo gru­po, en di­ciem­bre de 2006, el nú­me­ro de lu­dó­pa­tas ha ido cre­cien­do. No­so­tros te­ne­mos pa­ra ellos pro­gra­mas de re­cu­pe­ra­ción”.

El gru­po en cues­tión fun­cio­na los mar­tes a las 21.15 en pa­sa­je Ace­ve­do e In­dio Fe­li­pe Ro­sas. Los in­te­re­sa­dos pue­den lla­mar al 155088131.

Por su par­te, el di­rec­tor de la Fun­da­ción Clí­ni­ca de la Fa­mi­lia, el psi­có­lo­go Ama­do Pau­let­ti, coin­ci­dió ayer, en diá­lo­go con PUN­TAL, en que las con­sul­tas por lu­do­pa­tía han cre­ci­do.

“Hoy en día, no hay ver­güen­za de con­sul­tar a un pro­fe­sio­nal. No­so­tros re­ci­bi­mos con­sul­tas de los pro­pios adic­tos al jue­go co­mo así tam­bién de sus fa­mi­lia­res. Se ha to­ma­do ma­yor con­cien­cia de que se tra­ta no de un vi­cio si­no de una en­fer­me­dad”, se­ña­ló.

Y aco­tó: “Hay quie­nes han con­fe­sa­do que han per­di­do su pa­tri­mo­nio y tam­bién su fa­mi­lia por el jue­go”.

Pau­let­ti se­ña­ló que “el lu­dó­pa­ta siem­pre es­tá ob­se­sio­na­do por el jue­go y sien­te un ma­les­tar muy gran­de cuan­do no pue­de ir a ju­gar”. Y aña­dió: “Se ma­ne­ja con men­ti­ras y es­ta­fas le­sio­nan­do su sa­lud per­so­nal, su re­la­ción fa­mi­liar, su si­tua­ción la­bo­ral y su vín­cu­lo con los de­más”.

-¿Ha­cia dón­de de­ben apun­tar los pro­gra­mas de lu­do­pa­tía que se im­pul­san des­de el Con­ce­jo?

-Des­de mi pun­to de vis­ta, tie­nen que apun­tar tan­to a la pre­ven­ción co­mo a la asis­ten­cia de las per­so­nas en­fer­mas por el jue­go.

La Fun­da­ción Clí­ni­ca de la Fa­mi­lia ase­so­ra a la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Río Cuar­to en te­mas de adic­cio­nes.

En tan­to, la res­pon­sa­ble de Pro­tec­ción Fa­mi­liar, Li­lian Jau­le, di­jo ayer a PUN­TAL que, se­gún el es­tu­dio rea­li­za­do por di­cha área de go­bier­no, la cla­se me­dia y la ba­ja son las que más jue­gan a las slots. “La ma­yo­ría son mu­je­res. Se man­tie­ne la es­ta­dís­ti­ca que di­ce que de ca­da diez ju­ga­do­res, seis son del se­xo fe­me­ni­no”, se­ña­ló.

Tam­bién di­jo que “ad­ver­ti­mos es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios y tra­ba­ja­do­res cu­yas eda­des os­ci­la­ban en­tre los 45 y 50 años que tam­bién jue­gan”.

“Re­cu­pe­rar lo per­di­do”

“En el es­tu­dio, que se lle­vó a ca­bo du­ran­te una se­ma­na, se con­sig­na có­mo des­de las má­qui­nas tra­ga­mo­ne­das se es­ti­mu­la a se­guir ju­gan­do. Y en las ju­ga­do­res es­tá la es­pe­ran­za de re­cu­pe­rar lo per­di­do, lo cual se con­vier­te en una cues­tión cí­cli­ca”, in­di­có.

Jau­le co­men­tó ade­más “có­mo se veía a los ju­ga­do­res con el di­ne­ro en la ma­no y a pres­ta­mis­tas dis­pues­tos a dar di­ne­ro pa­ra aque­llos a los que se les aca­ba­ba”.

Los es­pe­cia­lis­tas se­ña­lan que el mo­de­lo de ca­si­no que exis­te en Río Cuar­to es el que más adic­ción al jue­go ge­ne­ra, por el li­bre ac­ce­so y por­que es­tá abier­to las 24 ho­ras. Ade­más no exis­te un re­gis­tro de au­toex­clu­sión y el lu­gar es­tá re­ple­to de tra­ga­mo­ne­das.

En Río Cuar­to tam­bién se pro­du­je­ron sui­ci­dios vin­cu­la­dos con la adic­ción al jue­go, se di­jo.

Impulsan un registro de autoexclusión

El con­ce­jal del Fren­te de la Gen­te, En­ri­que No­vo, di­jo ayer a PUN­TAL que jun­to con los pro­gra­mas pa­ra los lu­dó­pa­tas se im­pul­sa des­de el Con­ce­jo De­li­be­ran­te un re­gis­tro de au­toex­clu­sión.

“La in­ten­ción es crear un re­gis­tro de au­toex­clu­sión. Uno se ano­ta allí vo­lun­ta­ria­men­te y la em­pre­sa que ex­plo­ta el jue­go tie­ne la obli­ga­ción de no de­jar en­trar a esa per­so­na”, sos­tu­vo.

Y aco­tó: “El re­gis­tro lo ha­ce el Mu­ni­ci­pio, el que des­pués le no­ti­fi­ca a la em­pre­sa”.

Por su par­te, la con­ce­ja­la ofi­cia­lis­ta Vi­via­na Po­mi­glio di­jo ayer a PUN­TAL que “los pro­gra­mas pa­ra los lu­dó­pa­tas apun­ta­rán a la pre­ven­ción, pe­ro si hay que ha­cer asis­ten­cia, se los asis­ti­rá”.

Comentá la nota