La ciudad es caldo de cultivo para el dengue Prevención.

En distintos barrios de la capital, los santiagueños todavía no se han deshecho de los cacharros para prevenir una brote de la enfermedad. El peligro está latente en muchos hogares.
No existe vacuna contra la enfermedad del dengue, la única forma de prevención es impedir la presencia del mosquito transmisor. Aunque la advertencia es concisa, en distintos barrios de la capital santiagueña, muchas familias siguen desafiando al tiempo y continúan sin tomar las medidas de prevención para evitar que el brote de la enfermedad llegue hasta sus hogares.

Sólo bastó con que un equipo periodístico de EL LIBERAL recorriera diversos puntos de la ciudad para que las imágenes se mostraran notoriamente frente al lente de la cámara fotográfica.

Pese a las campañas de concienciación, todavía se observa la presencia de objetos inservibles que se encuentran al aire libre como latas, botellas, neumáticos y juguetes en los cuales puede acumularse agua.

El peligro radica en que estos lugares se convierten en posibles criaderos del Aedes Aegypti porque los huevos son puestos en superficies en contacto con agua estancada limpia, única forma para que el mosquito pueda nacer.

Aunque las tareas de descacharramiento llevadas a cabo por las autoridades sanitarias han logrado disminuir una cantidad importante de desechos de las viviendas capitalinas, muchos vecinos siguen sin realizar la limpieza e higiene de sus terrenos.

De esta manera pueden observarse baldes, tachos, frascos y macetas que siguen al aire libre y sin las medidas de prevención adecuadas para evitar la reproducción del mosquito del dengue. Estos recipientes que no están en uso, son los lugares donde se está gestando la epidemia de la enfermedad.

Comentá la nota