La ciudad de Beltrán tendrá su primera plaza.

La ciudad de Beltrán tendrá su primera plaza.
Los vecinos del barrio Artemio Gramajo fueron los protagonistas de este anhelo y el gobierno municipal asumió la responsabilidad total en el diseño y construcción.
Beltrán, Robles: El barrio Artemio Gramajo, conformado por 57 familias, tendrá el orgullo de contar con su propia plaza, después de veintisiete años de su fundación.

Se trata de la plaza Manuel Belgrano, que a su vez se constituirá en la primera plaza de la ciudad de Beltrán.

En un recorrido por el paseo, los obreros municipales se encontraban abocados a concluir los últimos detalles de este pintoresco solar, que según la estimación de los responsables del área, estaría en condiciones para su inauguración oficial.

El presidente del centro vecinal, Edgar Medina, dijo a EL LIBERAL: " La idea surgida hace dos años en ocasión de los tradicionales festejos de la Independencia Nacional, que tenían como escenario este predio, fue cambiar el destino de los fondos que se invertían en esta fiesta popular y trasladarlo a la construcción de la plaza".

"En una reunión numerosa que mantuvimos con el intendente Daniel Álvarez -relató- le transmitimos esta aspiración, que receptó con entusiasmo y hoy tenemos que reconocer que esta obra, superó nuestras expectativas".

Se destacan sendas de caminería, la fuente central que contará con una obra escultórica del matrimonio Gagliardi, de vasta trayectoria en el ámbito provincial y nacional, las glorietas y bancos en quebracho colorado, tratados con delicado criterio artístico, siete juegos infantiles, areneros, las sendas bordeadas de plantas ornamentales, los canteros florales distribuidos en espacios escogidos con buen criterio y las columnas con luminarias.

El sector, sobre calle Misiones, mantendrá un lugar distinguido, con el busto del general Manuel Belgrano y el mástil para las banderas de la Nación y la Provincia, que brindará el marco solemne de los actos patrios.

En el extremo norte del predio subyace la estructura de lo que fue en la etapa fundacional del barrio, un pequeño mercado. Con el correr de los años y en gestiones municipales que datan de más de veinte años, el local, fue adquirido por una empresa privada dedicada a la explotación apícola.

Los vecinos apuntan que la municipalidad estaría en tratativas con quienes aducen derechos de propiedad de dicho local, para que el barrio implemente otro destino, acorde con este hermoso espacio verde, que se convertirá en orgullo de los beltranenses.

Comentá la nota