La ciudad bajo emergencia

Junín se adapta a los cambios que surgen de las medidas de emergencia sanitaria que aprobó el Concejo Deliberante debido a la pandemia de influeza A H1N1.
Si bien no todos toman las medidas precautorias en la ciudad, los juninenses se están adaptando a vivir bajo emergencia sanitaria. Las farmacias están saturadas de compradores de barbijos y alcohol en gel, los mozos y quienes están al frente de los lugares de gastronomía utilizan barbijos y guantes, a las dos de la mañana cierran todos los bares. Inspección general clausuró bares por no cumplir las normas necesarias que la situación impone. Si bien algunos son precavidos, están los paranoicos que no salen de su casa como en una película de zombies y están los irresponsables que organizan fiestas privadas para evadir la disposición oficial de evitar aglomeraciones.

Personajes de una ciudad bajo emergencia.

Comentá la nota