La Ciudad aplicará el nuevo reglamento para armas de fuego, pero la Provincia por ahora dice que no

La Ciudad aplicará el nuevo reglamento para armas de fuego, pero la Provincia por ahora dice que no

Cerca de Vidal elogian el flamante protocolo, pero entienden que a la Policía Bonaerense le falta capacitarse en tiro.

El nuevo reglamento que autoriza a los efectivos de las fuerzas federales de seguridad a dispararles a sospechosos divide también a María Eugenia Vidal y a Horacio Rodríguez Larreta. Mientras la Ciudad definió este mismo lunes que adherirá a la flamante norma, en la Provincia optaron por patear cualquier definición para más adelante: “En el espíritu estamos de acuerdo. Estamos estudiando adherir, pero no en lo inmediato. No es algo para resolver a las apuradas”, dijeron cerca de la gobernadora bonaerense.

De acuerdo con la nueva pauta fijada por la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, los agentes de las fuerzas federales podrán usar armas letales sin necesidad de dar la voz de alto ni esperar una agresión directa previa. También podrán disparar aunque el sospechoso se encuentre en plena huída.

Desde sectores opositores y organismos de derechos humanos salieron a cuestionar duramente la flamante disposición nacional. Denuncian que se trata de una “carta blanca” para el uso de armas de fuego por parte de los efectivos.

Patricia Bullrich, ministra de Seguridad de la Nación.

Sin embargo, Patricia Bullrich rechazó las acusaciones y aseguró que el nuevo protocolo cumple con las disposiciones de las Naciones Unidas y facilitará el combate contra el delito. “Si los reglamentos de usos de las armas de fuego son como el que dimos, claros y transparentes, vamos a tener una sociedad ordenada que tenga claro donde está el bien y donde está el mal”, afirmó la funcionaria.

La gobernadora Vidal analizó la nueva reglamentación este lunes con el jefe de Gabinete bonaerense, Federico Salvai, y su ministro de Seguridad, Christian Ritondo.

En La Plata calificaron el reglamento de “sumamente oportuno y positivo”. Pero en la administración de Vidal entienden que la nueva pauta de uso de armas de fuego es en el corto plazo impracticable en la Provincia.

Mirá tambiénEl orden y la “mano justa”, la estrategia que teje Jaime Durán Barba

“No estamos en contra de la medida, todo lo que le dé mas seguridad a la ciudadanía es mejor. Pero más que una reglamentación interna entendemos que se necesita una ley que le genere mas protección al policía y que no permita que haya criterios diferentes a la hora de evaluar la reacción de un policía por parte de la Justicia”, dijeron en la gobernación bonaerense.

Marcelo D'Alessandro, secretario de Seguridad de la ciudad de Buenos Aires.

En La Plata entienden que Nación debería enviar la reglamentación como proyecto al Congreso, algo que Bullrich rechaza. Ante una consulta de Clarín, la ministra contestó: “Las reglamentaciones policiales no se hacen por ley”.

Parecen pesar, sin embargo, en la decisión de Vidal que la Policía de la Ciudad tendría bastante más capacitación en polígonos de tiro que la Bonaerense.

El Gobierno de la Ciudad, en cambio, adherirá a la nueva reglamentación. “Hoy cuando un policía tiene un enfrentamiento, la mayoría de los jueces lo procesa por exceso de legítima defensa, lo detiene y después se ve. Son oficiales públicos y se les invierte la carga de la prueba”, se lamentaron en la Secretaría de Seguridad, que conduce Marcelo D’Alessandro. Y agregaron: “La nueva reglamentación enmarca la decisión política de resguardar y apoyar a los policías”.

Junto con la nueva pauta para el uso de armas de fuego, en la administración porteña ahora buscarán avanzar con la reglamentación del uso de armamento de baja letalidad por parte de los 25.000 efectivos de la Policía de la Ciudad.

Harán caducar, por ejemplo, una disposición aún vigente de cuando Nilda Garré era ministra de Seguridad de Cristina Kirchner que prohíbe llevar escopetas en los patrulleros. “La Policía debía haber tenido escopetas con postas de goma o cartuchos de estruendo cuando fue atacada por barras de All Boys”, apuntaron en referencia al episodio del pasado 21 de noviembre en un partido de la Primera B Metropolitana

Coment� la nota