En la city ‘no compran’ el canje y recomiendan cautela

En la city ‘no compran’ el canje y recomiendan cautela
Si bien los bonos públicos siguen su ascenso, en la city le ponen "peros" a la potencial propuesta de canje de los títulos indexados. Piden mejores condiciones
"El que se quema con leche sopla hasta la sandía". Lo dice y lo repite, un poco en broma –pero sólo un poco–, Juan Diedrichs, operador de Capital Markets Argentina. Lo dice, también, porque a la pregunta de El Cronista sobre la expectativa por el canje que podría llevar adelante el Gobierno con los títulos indexados, hay, en la pregunta y en la respuesta, más duda que certeza, aunque la pregunta busque rascar esa costra de escepticismo que existe en aquellos que, como Diedrichs, y ante tantos "amagues" del Gobierno en materia de anuncios de mercado, necesitan ver para creer.

Aunque los títulos ayer siguieron su racha alcista montados en esa bestia alada que es la especulación –el Discount en pesos ganó 1,1% en el Mercado Abierto Electrónico y el Boden 2012 trepó 3%– , en la city, los analistas dados a discurrir, esta vez prefieren la cautela y hasta la recomiendan. Saben de los rumores sobre un potencial canje voluntario de títulos públicos ajustables por CER. Pero prefieren sostener que "por ahora son sólo rumores" y se escudan en "los numerosos errores que se han cometido desde el Gobierno y que han traído desconfianza".

Si bien nadie habla de un punto de no retorno, al menos estiman que llevará tiempo establecer las condiciones que vuelva a la renta fija local, un buen negocio para el inversor y no sólo especulación a corto plazo.

En el Gobierno estiman que retirar deuda indexada del mercado y conseguir un alargamiento de los plazos de vencimiento, aliviaría la presión fiscal. Descansan en la idea de que 7 de cada $ 10 de deuda atada al CER ya está en manos de la ANSeS, el Banco Nación y el BCRA.

Despacio que muerde

Y sin embargo, en las gateras de la bolsa, los operadores se muestran aprensivos: "Somos un mercado de frontera, que no puede salir a colocar un bono en el exterior y que tiene tasas de riesgo país en la estratósfera; yo diría que las condiciones no son las mejores para promocionar la compra de un título público y mucho menos al inversor", señaló Diedrichs.

Ahondando en lo que se presume será el canje, trascendió que el Gobierno ofrecería títulos que en lugar de estar atados al polémico relevamiento de la inflación oficial, lo estarían de las tasas de plazo fijo mayorista que releva el BCRA (tasa Badlar) y que hoy ronda 13% anual. Sobre esta base, en la city todavía "no compran".

"Un título de esa naturaleza no necesariamente sería todo lo transparente que busca el mercado", dijo Leonardo Chialva, socio de Delphos Investment. "Sabemos que Martín Redrado tiene el poder para manejar el nivel de tasas pero por eso mismo esto podría complicar ya que se trata de una herramienta monetaria que debe estar disponible", agregó.

"Dentro del precio de los títulos hay un gran componente que es político y el mercado ya descuenta que el Gobierno deberá hacer un canje", señalan en Research For Traders (RFT).

"Tanto una tasa Badlar como una tasa fija en pesos podrían servir como una potencial variable de ajuste, sin embargo conviene evaluar la inversión como se evaluaría cualquier otra, es decir, por los fundamentales". En RFT señalan que el momento no puede ser peor: "estamos en una situación de déficit fiscal; el superávit comercial es ficticio porque se traban las importaciones y los recursos del Gobierno son escasos, por eso los fundamentales de la economía dejan mucho que desear".

Comentá la nota