Citricultores exportan casi un 40% menos que la campaña anterior

El presidente de la Asociación de Citricultores de Bella Vista, Carlos Achitte, confirmó la drástica reducción del volumen de exportaciones de cítricos como consecuencia del impacto de la sequía. Los limones no alcanzaron el calibre necesario y se comercializan en el sector industrial y al mercado interno. Comienza la cosecha de naranjas y se prepara la de mandarinas con similares perspectivas.
Los productores de cítricos correntinos se enfrentan esta temporada a distintos desafíos originados por problemas productivos, a lo que se suma también la crisis mundial. La seca que dominó el Centro y Norte de la Argentina afectó seriamente a la mayoría de las plantaciones y ya se sienten las mayores consecuencias con la considerable disminución del volumen de destinado a la exportación.

Consultado el presidente de la Asociación de Citricultores de Bella Vista, Carlos Achitte, sostuvo que en este momento están en plena cosecha de limón destinado a los mercados extranjeros, a la industria y el mercado interno. Y ratificó que entre "un 30 a un 40 por ciento disminuyó el volumen de exportación porque la fruta no alcanzó el calibre necesario; no se desarrolló lo suficiente", aclaró al respecto.

"Las cifras de exportación no son las mismas que el año pasado por la seca, pero pudimos colocar la fruta en las industrias y el mercado interno. Si bien el precio no es el mejor pero es un aliciente para el productor", resaltó.

En cuanto a la producción de naranjas, se cumplieron los pronósticos que señalaban también una fuerte caída de la producción. Y nada dijo el citricultor sobre envíos al exterior de esta fruta en particular. "Estamos comenzando a cosechar, está teniendo buen precio en el mercado algo se manda a mercado interno y algo a industrias", dijo a EL LIBERTADOR.

Por otra parte, adelantó que la mandarina Murcott se comenzará a exportar como fruta fresca a partir de los primeros días de julio. Vale destacar que esta variedad es muy buscada por su calidad y sabor, obteniendo generalmente muy buenos precios en su comercialización.

Sin embargo Achitte remarcó que la sequía los trató muy mal, ya que no recuerdan haber sufrido temporadas como éstas, con escasísima lluvia y aunque los pronósticos climáticos indican que habrá lluvias, ya no podrán revertir la situación debido a que la fruta ya no alcanzó el calibre necesario.

Solamente aquellos productores que instalaron un sistema de riego artificial cuentan con calibres aceptables esta temporada. Y son éstos los que pueden exportar parte de su producción. Los productores que no contaron con agua adicional no tienen tamaño exportable y por ello vuelcan su producción al mercado interno o a la industria, en ambos casos a precios bajos.

Por otra parte el citricultor señaló que están "negociando con el Gobierno provincial la disminución de costo de la tarifa de energía eléctrica, para poder regar con más tranquilidad ya que el costo va a disminuir en un 30%. En ese sentido avanzó también el Departamento Monte Caseros y la localidad de Mocoretá una tarifa agrícola la Dpec.

Además otro de los proyectos es pasar a formar parte de la Cooperativa Río Paraná y construir así un galpón de empaque de frutos, ya que actualmente la producción debe ser trasladad hasta la ciudad de Saladas para poder empacar. Así disminuirán también los costos del proceso de exportación.

Comentá la nota