Citan a embajador de Brasil por tensiones comerciales

Es por las trabas que el país vecino le aplica a los productos que Argentina exporta a los brasileños. Entre ellos, el vino de San Juan.
El gobierno de Argentina citó para hoy al embajador de Brasil, Mauro Vieira, a fin de expresarle la "preocupación" del gobierno por las demoras que sufren productos argentinos que deben ingresar al país vecino, en el marco de las crecientes tensiones comerciales entre ambas naciones.

Días atrás comenzó a crecer la polémica, luego de que Brasil decidiera endurecer los trámites de ingreso de los productos argentinos al gigante sudamericano.

El motivo de los roces son las licencias no automáticas que Brasil impuso para el ingreso a su territorio de productos argentinos como ajo, harina de trigo, aceitunas, aceites, alimentos elaborados y comida para animales, además del vino proveniente de San Juan. Al aplicarse esas licencias no automáticas, los exportadores argentinos ahora deben tramitar permisos especiales, que pueden demorar hasta 60 días para poder ingresar productos a Brasil. Antes, se demoraban unas 48 horas en poder exportar esos mismos artículos al país vecino.

La medida complica la exportación de entre 40 y 45 por ciento de la producción tradicional de San Juan, según informaron desde la Cámara de Comercio Exterior de la Provincia. Es que Brasil es el principal comprador de los vinos, pasas, uvas en fresco, aceitunas y aceites de oliva sanjuaninos.

En ese marco, el canciller argentino Jorge Taiana se mostró ayer "preocupado por la interrupción del flujo comercial con Brasil, ya que varios camiones con productos perecederos argentinos están siendo demorados en las diferentes fronteras con el país vecino sin aviso previo".

A raíz de esos inconvenientes se pautó para hoy a la tarde una reunión en la sede de la Cancillería, donde el embajador de Brasil será recibido por el secretario de Comercio y Relaciones Económicas Internacionales, Alfredo Chiaradía.

Según analistas, la estrategia brasileña es forzar de ese modo a la Argentina a negociar el levantamiento de las restricciones comerciales que ya había impuesto al gigante sudamericano.

El tema fue analizado hace un mes en San Pablo entre la ministra de la Producción, Débora Giorgi, y su par de Desarrollo, Miguel Jorge.

Allí la delegación argentina le observó a los brasileños que de haber existido un mecanismo institucional en la región que contemplara desbalances de comercio como el actual, la coyuntura se podría resolver de diferente modo.

Ese dispositivo propuesto en 2004 por Argentina fue el Mecanismo de Adaptación Competitiva (MAC), que luego de largas demoras fue rechazado por el Congreso de Brasil, una cuestión que pasó desapercibida.

Al no haber disponibles formas legales en el bloque que contemplen controles a los flujos, el gobierno argentino optó por las licencias habilitadas por la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Como es usual en Mercosur, donde muchos problemas se resuelven con voluntad política, Giorgi y Jorge idearon un sistema de consulta permanente para actuar en caso de que las licencias no automáticas se demoraran mas de la cuenta.

Las señales indican que se mantiene una discusión de fondo con Brasil que comenzó en 2004 cuando el entonces presidente Néstor Kirchner reintrodujo en la cumbre de Ouro Preto la idea de que el comercio en la zona no puede ser absolutamente libre.

Comentá la nota