Cita con los hombres nucleares de Irán

Rusia, Francia y Estados Unidos buscan un acuerdo para enriquecer el uranio iraní con fines científicos. Pero los enviados de la República Islámica advirtieron en Viena que su país procesará por su cuenta el combustible si las negociaciones fracasan.
Nada más que "un buen comienzo" tuvieron las conversaciones multilaterales en Viena sobre el programa nuclear iraní. Si bien el flamante director del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), el egipcio Mohamed el-Baradei, aseguró que "se discutió la mayoría de las cuestiones técnicas de un modo bastante constructivo", el encuentro entre representantes de Irán, Rusia, Francia y Estados Unidos terminó su primer día sin un acuerdo sobre las condiciones del envío de 1,2 toneladas de uranio iraní a Rusia, donde sería enriquecido en el 20 por ciento. El diálogo continuará hoy a puertas cerradas en un clima todavía más tenso luego de que la República Islámica alertara que enriquecerá por su cuenta el uranio si fracasan las negociaciones.

El plan de los aliados prevé el traslado del uranio enriquecido por Rusia a territorio francés, donde sería convertido en combustible nuclear y luego devuelto a Teherán para su uso en un reactor científico. Así, Occidente intenta evitar que las actividades atómicas iraníes puedan ser aprovechadas con fines militares. Sin embargo, Irán anunció que no negociará directamente con Francia y anunció que ha retirado al país de su lista de posibles proveedores de uranio enriquecido porque París "no cumplió con sus responsabilidades en lo que respecta a la cooperación nuclear con Irán". La televisión estatal PressTV recordó que Teherán posee el 10% de la planta nuclear francesa Eurodif, pero "nunca recibió material enriquecido".

El encuentro técnico en Viena se produce después de que las potencias occidentales e Irán sellaran hace veinte días en Ginebra un acuerdo general sobre el procedimiento de exportación de combustible nuclear, según el cual la República Islámica permitiría que su uranio sea enriquecido en el extranjero. Si se llegara a un acuerdo, la comunidad internacional ganaría tiempo al extraer de Irán el 80% del uranio –unos 1.500 kilos, según la OIEA– que el régimen ha enriquecido hasta ahora por debajo del 5% en la planta nuclear de Natanz. El uranio de bajo enriquecimiento se emplea para generar electricidad y el altamente enriquecido se utiliza en investigación y con fines armamentísticos. Para fabricar una bomba atómica se necesitan unos dos mil kilos de uranio enriquecido por encima del 90 por ciento.

Washington calcula que Teherán estará en condiciones de desarrollar un arma atómica entre 2010 y 2015, un pronóstico que coincide con la evaluación realizada por Israel. Por su parte, el gobierno del ultraconservador Mahmud Ahmadineyad niega las acusaciones sobre los presuntos fines bélicos de su programa. Sin embargo, el portavoz del organismo iraní de energía atómica, Alí Shirzadian, alertó que, si bien no se trata de una actividad "económicamente viable", "pondremos en marcha nuestros propios medios para empezar a enriquecer uranio hasta el 20 por ciento si la negociación no produce el resultado esperado".

Chávez lloró por los Guardias caídos

"El imperialismo no logrará sembrar zozobra en la convicción revolucionaria del pueblo iraní". Con esas palabras condenó Caracas, uno de los más estrechos aliados de Teherán, el atentado suicida contra la Guardia Revolucionaria en Pishin, cerca de la frontera con Pakistán. Antes de los funerales de las 42 víctimas, entre ellos siete jefes de la fuerza de élite del régimen (foto), el guía supremo Alí Jamenei volvió a responsabilizar a EE.UU. y Gran Bretaña al denunciar que "estos crímenes revelan el rostro diabólico de los enemigos de Irán". La acusación también alcanzó al vecino paquistaní, en cuyo territorio habrían organizado el ataque los rebeldes sunnitas de Jundalá. "Nuestros países tienen relaciones fraternales pero la presencia de elementos terroristas en Pakistán es inaceptable", alertó el presidente Mahmud Ahmadineyad en una conversación telefónica con su par Asif Ali Zardari.

Comentá la nota